cglobal

La “Masa Crítica” como superpotencia



Luis Arribas Mercado

17/01/2022

Con frecuencia llegan a la redacción de esta revista preguntas interesándose por el estado de eso que hemos dado en llamar «masa crítica» a la vista de las noticias que se producen diariamente en todo el planeta y que ponen en tela de juicio que algo vaya a cambiar.



Photo by Ying Ge on Unsplash
Photo by Ying Ge on Unsplash
Quienes de una u otra forma estamos esperanzados en un cambio de paradigmas apoyándonos en la fuerza de la unidad entre los seres humanos de buena voluntad, no podemos por menos que sentirnos entusiasmados cuando vemos que, independientemente de las maniobras de los partidos y gobernantes, las gentes de todo el mundo se lanzan a la calle para reivindicar con una sola voz el derecho a que nadie decida por ellas cosas tan importantes como el derecho a vivir en paz. Este «aviso a navegantes» ya tuvo un precedente cuando fue asesinado por ETA Miguel Ángel Blanco. Entonces, sin convocatoria previa, la gente se manifestó masivamente en todo el país reclamando un «¡Basta Ya!» en el que se implicaban a los políticos de todas las formaciones para que escucharan la voz del pueblo y se dejasen de «templar gaitas». Fueron manifestaciones espontáneas que hicieron temer a los políticos por su capacidad de control de las masas. Después quisieron capitalizar ese movimiento, pero ya era tarde.
   
Yo tuve la satisfacción de participar en aquella manifestación de Madrid junto con otro millón de personas y tuve también la satisfacción de ver cómo la «cabeza de manifestación» que formaban los políticos no pudo dar ni veinte pasos desde su inicio, tal era la cantidad de gente que se movilizó y que les impidieron dar sus discursos. A la gente no les importaban sus discursos, lo que importaba era alzar la voz en favor de la paz. Eso es «masa crítica».
   
En un artículo que firmaba hace ya algún tiempo Vicente Verdú en el diario El País, venía a decir que: «...Opinión Pública ha empezado a escribirse con mayúsculas. Desacreditada la política, disipadas las ideologías, simplificada la consideración del mundo bajo la infantil idea del bien y del mal ¿cómo no esperar que la opinión pública encontrara su mayor oportunidad?». Y más adelante continúa: «...La opinión pública cuenta hoy como institución flamante y democrática: más moral que los políticos, más humana que los líderes, más libre y verdadera que las instituciones. La opinión pública se ha convertido en la hipóstasis de las ONG, el gran corazón saludable en un mundo poblado de corrupción. ¿Cómo no prestarle atención y cuidado? Contra la grandeza de la opinión pública no se puede gobernar».
   
Evidentemente, los dirigentes saben perfectamente el efecto negativo que a su imagen les puede proporcionar una actitud belicista, es una cuestión de marketing puro. Probablemente, Estados Unidos tendrá que mirar de frente a la opinión pública fuera de sus fronteras, sobre todo si tenemos en cuenta que vivimos en un mundo donde la «imagen de marca» es la que determina el éxito o el fracaso tanto  empresarial como de gobiernos, razón por la cual todas las macroempresas que tienen una situación de mercado consolidada están constantemente testando la aceptación de su imagen corporativa para adecuar su diseño a los constantes vaivenes de las tendencias sociales. En cualquier caso, mientras que los productos americanos han conseguido un índice de penetración notable en todo el planeta, las propuestas de su gobierno a lo largo de los años no han contado precisamente con el beneplácito de los ciudadanos del resto del mundo.
   
En estos momentos tal vez podríamos cambiar el concepto «opinión pública» por el de «masa crítica» cuando se tratase de cuestiones fundamentales como el derecho a vivir en paz, en el que no existe más interés que el que reclama nuestra conciencia. Hoy toca el turno a la paz, al «NO EN MI NOMBRE» que rezaban algunas pancartas, pero mañana tendremos que volver a estar presentes junto a otros miles y miles de ciudadanos para responder con nuestra voz a las demandas de la Madre Tierra, o a decir un nuevo ¡BASTA YA! a tanta incompetencia y corrupción como tenemos que soportar en casi todos los órdenes de las instituciones que se suponen están a nuestro servicio, empezando por el mundo de la sanidad y acabando por el de la educación, sin olvidarnos de colectivos con tanta influencia social como son los medios de comunicación.
   
Es obvio que los medios nos condicionan, que la publicidad nos «come el coco», que somos muy influenciables a los mensajes que tocan las fibras del corazón, pero la «masa crítica» se distingue porque se sustenta sobre valores universales que no pueden ser manipulados sin que se note esa manipulación. No se puede decir «nosotros no queremos la guerra, queremos la paz» mientras se organizan inmisericordemente los preparativos y las resoluciones para una guerra. Es algo tan burdo que haría sonreír si no fuera porque lo que está en juego son miles de vidas humanas. En el fondo se encuentran los intereses de los poderosos, como siempre.
   
En un mundo en pleno cambio, actitudes como las que manifiestan algunos dirigentes son las que, finalmente para su sorpresa, harán saltar los resortes que abrirán las compuertas al agua de la «masa crítica». Esto es algo que ya se empieza a evidenciar y que, sin duda, cambiará los planteamientos sociales de los próximos años.




              



Artículo leído 224 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Miércoles, 18 de Mayo 2022 - 15:33 El veneno de la desesperanza

Lunes, 9 de Mayo 2022 - 11:29 Las almas gemelas









Artículos

El veneno de la desesperanza

18/05/2022 - Luis Arribas Mercado

Las almas gemelas

09/05/2022 - Luis Arribas Mercado

La cara de los santos

02/05/2022 - Luis Arribas Mercado

Cuando ya no necesitemos defensores

02/05/2022 - Maria Pinar Merino Martin

La revisión de los valores

22/04/2022 - Luis Arribas Mercado

Darse cuenta

09/04/2022 - Luis Arribas Mercado

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets
Conciencia Global : Aplicando Consciencia a la enfermedad La Consciencia. He aquí un ingrediente imprescindible dentro del proceso de d… https://t.co/ZdYeivlzCK
Sábado, 21 de Mayo - 12:05
Conciencia Global : El veneno de la desesperanza Una de las preguntas que hacemos con más frecuencia cuando nos encontramos a alguien c… https://t.co/RXfL9ZRtH2
Miércoles, 18 de Mayo - 15:45
Conciencia Global : Cuando la enfermedad nos habla La enfermedad, además de una desarmonización de nuestro ser, es el lenguaje que util… https://t.co/WYdPzaNGX6
Miércoles, 18 de Mayo - 15:35



Libros para descarga