cglobal

Otra suerte de vacuna



Koldo Aldai

21/02/2020

Desbordados de miedos no somos nada. No es el Mobile lo que únicamente se suspende, es también algo de nuestra capacidad de afirmarnos en nuestros valores de firmeza y valentía, de hacer frente juntos a las adversidades. Se suspende algo de nuestra dignidad colectiva, entendida ésta también como nuestro coraje para sobrevivir unidos al bulo, a la maledicencia, a la insolidaridad.



Photo by CDC on Unsplash
Photo by CDC on Unsplash
No hay ninguna razón objetiva por la cual se deba suspender el importante evento ¿Habrá más letal enfermedad que ese miedo irracional, infundado, atávico...? Tamaño absurdo ha dejado a una enorme cantidad de jóvenes sin trabajo y a la ciudad condal sin una de sus más grandes e importantes ventanas al mundo. Perjuicio incalculable el que causan la alarma descontrolada y sus temerosos voceros. Las grandes empresas nos venden tecnología punta, pero después nos dejan al albur de las más primitivas emociones, de los más antiguos temores reunidos ¿Qué haremos con tan modernos inventos, con tan poderosas maquinitas si nos falta lo más elemental, la mínima fe, el básico y fundamental control sobre nosotros mismos?
 
Los ojos rasgados no son amenaza. Han sido y sigan siendo bienvenidos. Somos para irradiar paz, sobre todo cuando la inquietud se propaga ¿Qué se esconde tras las mascarillas que se agotan por doquier, que no paran de fabricarse? Nuestro verdadero adversario puede llegar a ser nuestro propio y paralizante miedo, no la tranquila familia oriental del atiborrado bazar del barrio, ni siquiera el último virus que se propaga con gran terquedad.
 
Los abrazos que no nos regalaremos, las manos que no nos daremos en el Mobile de la ciudad condal, son la oportunidad que perderemos también para hacer de éste un mundo más fraterno. Tanta cuarentena, tanto trasatlántico varado, tanta limitación de movimientos…, aumentan la brecha humana. Una cosa son las medidas racionales acordadas en origen, provincia de Wuhan, y otra muy diferente es la pandemia del temor que se propaga por doquier, con cierre de fronteras, suspensión de vuelos, recelos con respecto a la comunidad china…

Photo by Free To Use Sounds on Unsplash
Photo by Free To Use Sounds on Unsplash

El verdadero virus: el miedo

La sola ciencia no se basta ante la actual amenaza. Es preciso una artillería moral en manos de un humano más consciente y seguro de sí. Primero "desinfectar" nuestras entrañas antes de rociar el planeta vestidos de astronautas. La nueva cepa del coronavirus, procedente de Wuhan está preocupando a medio mundo ante la posibilidad de que se propague descontroladamente. La humanidad está perdida en los temblorosos brazos del miedo irracional. Contra esta pandemia más dañina no bastan los millones de mascarillas, los trajes de cosmonautas de usar y tirar, la ingente cantidad de guantes de látex que cada día enfundamos. Contra el terror instalado en el humano sin valores superiores a los que asirse, sin destino trascendente en el que proyectarse, quizás sea necesario probar otra suerte de vacuna.
 
No se ha conocido ningún caso mortal por infección del coronavirus fuera de China. El riesgo aquí se considera muy bajo por lo que la ponderación debe imponerse. Implementadas todas las medidas pertinentes, quizás convenga probar de una confianza que emane de dentro. Nada debiera impedirnos frecuentar aglomeraciones, tomar aviones, caminar tranquilos plazas y avenidas incluso del lejano mundo. No estamos hablando de una fe ciega, sino de moderación y cabalidad antes que la alarma exagerada, antes que draconianos encierros y cuarentenas.
 
Desde el momento que nos implicamos en la corriente de serena conciencia y solidaridad, la vida nos devuelve. No hay seguro, que se pueda comparar al de enfilar nuestra existencia en la vía del altruismo. Nuestra salud no se va a garantizar necesariamente alejándonos de nuestros hermanos chinos, que creemos pueden portar el terrorífico virus. El coste de esa aparente seguridad es demasiado alto para no seguir acogiéndolos, para no seguir uniendo su destino y el nuestro.
 
Siempre hay algo que nos inquieta y una civilización individualista y materialista que va privando al humano de su humanidad y a la vida de su magia y trascendencia, no propicia la respuesta adecuada a los azotes que llaman a nuestras puertas. Para cuando llegó el coronavirus ya estábamos cargados de miedos. La nueva enfermedad vino a colmar esos temores ¿Era el bichito el problema o lo eran nuestros terrores siempre dispuestos a prodigarse y multiplicarse?
 
Nuestras bocas se desnuden de mascarillas a miles kilómetros del peligro. Nuestras manos se posen tranquilas en toda frente ardiente. El miedo es la consecuencia primera del alejamiento del humano de su mente de paz y conciencia comunitaria. La superación del miedo descontrolado es señal de identidad del humano venidero. Trascender el temor extralimitado a la enfermedad y el horror a la llamada muerte nos prepare para un tiempo definitivamente nuevo.




              



Artículo leído 164 veces


Comenta este artículo

1.Publicado por Francesc Miró el 06/03/2020 19:58
Tal como describe Koldo, el miedo es el verdadero virus, porque este nuevo que tanto está asustando, (no quiero mencionar su nombre expresamente) a la humanidad, es uno mas de los que ya nos tienen acostumbrados a inocularnos en nuestra mente, los amos, los pòderosos, esos que se creen los dictadores del camino que los humanos debemos recorrer, el terror, el miedo es la consecuencia que nos hace mas esclavos, pero disponemos recursos propios para evitar la permanencia en esta especie de cárcel, sin barrotes, que nos tienen sometidos, es el cambio de rumbo, hacia donde se encuentran todas las respuestas, precisas y definitivas, es el conocimiento y vivencia de lo que en realidad somos, seres de luz, viviendo experiencias humanas.
El miedo paraliza, el amor, libera, ese es el camino.

Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 19 de Junio 2020 - 19:47 El canto de las células II

Viernes, 19 de Junio 2020 - 19:37 Elige la paz y la libertad. Aquí y ahora









Artículos

El canto de las células II

19/06/2020 - Elizabeth Bhullmann

Elige la paz y la libertad. Aquí y ahora

19/06/2020 - Thich Nhat Hanh

Encuentros en la tercera fase

19/06/2020 - Aida Pérez

Confinamiento y desescalada mundial

10/06/2020 - Mari Ángeles Cuñat

Presuntos enemigos

09/06/2020 - Luis Arribas

Reflexiones desde mi confinamiento

01/06/2020 - Amanda Díaz Tendero

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets



Libros para descarga