cglobal

Latidos durante la cuarentena - II



Raquel Verdugo (Caminante del Corazón)

24/05/2020

Formo parte del Todo. Ahora que el tiempo me hace pensar y recapacitar sobre los hechos, valoro el trabajo que hay detrás de toda esta cadena, en la que cada uno somos una pieza fundamental para el correcto funcionamiento.



Photo by freestocks on Unsplash
Photo by freestocks on Unsplash
En esta batalla que estamos librando por efecto de la pandemia que se ha extendido a nivel mundial, todos somos héroes: el enfermo que lucha sin descanso para que la vida fluya y le da la oportunidad a la ciencia para poder investigar sobre piezas difíciles de encajar, la medicina traslada al paciente lo que la ciencia va descubriendo, y éste hace de modelo para obtener resultados.
Mientras tanto, hay otros actores que también desarrollan su papel: los limpiadores del escenario -muy necesarios para que todo salga con total transparencia-, hay gente encargada de abastecer al resto de aquello que necesitan para mantenerse bien y saludables. Y hay otras piezas de la cadena obedeciendo órdenes y mostrando su ingenio en forma de humor, arte, reflexión…, otros que exprimen su creatividad para buscar mejores soluciones… todos cumpliendo su parte para que cuando la crisis acabe, podamos construir la mayor y más bella cadena humana jamás vista en este planeta Tierra.

SOLO VEO GESTOS BONITOS

Photo by Branimir Balogović on Unsplash
Photo by Branimir Balogović on Unsplash
En estos momentos en los que la sombra se apodera de todos, sin distinguir sexo, edad, raza, posición económica, poder o prestigio, veo que cada vez hay más velas encendidas aportando luz. Sigue habiendo mucha oscuridad, sobre todo por parte de la gente que cree que nos dirige, pero en de esa oscuridad, de esa noche, cada vez hay más estrellas luciendo con un resplandor cegador.
No sé si por mi propio bien o porque soy más consciente de la importancia de focalizar mi mirada en otros valores, intento dirigir mi atención a pequeños gestos llenos de solidaridad, amor, empatía, cuidado… y de verdad que de cada una noticia oscura hay diez que alumbran.
Tengo la sensación de que estamos abriendo la puerta a nuevos seres, que ahora están creciendo como niños en cada hogar, para que cuando se abran las compuertas no vuelva a haber noche ni oscuridad.
Gracias a todos por el grano de arena aportado: vecinos comprometidos a ayudar a los mayores, jóvenes voluntarios que prestan atención a aquellos que están solos, personas que nos prestan servicios imprescindibles para nuestra supervivencia, gente que se queda en casa con un nivel de consciencia mayor…, gracias, gracias, gracias.

EL CAMINO DEL CORAZÓN

Llevaba tiempo buscando un cambio en mi vida, y ese cambio llegó en forma de presente: mi hermana me regaló por mi 40 cumpleaños la asistencia a un taller de Iniciación al Camino del Corazón, para “activar la inteligencia del corazón”.  Es algo que no sé cómo agradecerle, estaré siempre en deuda con ella.
No sabía qué necesitaba cambiar para estar bien cada instante de mi vida, ni mucho menos cómo hacerlo y entonces me llevó a pasar un fin de semana a un lugar mágico con gente mágica.
Al principio, me asaltaba la duda sobre si ése era el cambio que necesitaba, pero rápidamente me di cuenta que sí, que eso era lo que había estado buscando durante tanto tiempo, es una de las mayores certezas que he experimentado.
El cambio no llegó de forma material sino en la manera de percibir la realidad. A día de hoy, los problemas solo son problemas, no muros y mis miedos han pasado a un segundo plano, es por eso que esta situación del confinamiento y la pandemia la estoy viviendo con mucha esperanza.
Y, como las cosas no son por casualidad, mi alias, mi avatar en ese mundo mágico del corazón es Primavera, quizás sienta más esperanza porque como bien indica quiero florecer y para ello también tiene que hacerlo todo mi alrededor.

Photo by Ryoji Iwata on Unsplash
Photo by Ryoji Iwata on Unsplash

EL ROL DE LA SOCIEDAD

Desde pequeños nos han inculcado que hay que estudiar para conseguir el trabajo mejor remunerado económicamente o el que te va a proporcionar más prestigio y reconocimiento, o el que te va a dar más poder, dejando a un lado lo que tú sientes o lo que te hace feliz. Así, lo importante es llegar a ese objetivo, de esa forma tu familia puede alardear, de cara a los vecinos, de lo que has logrado y presumirá de tener un tema de conversación maravilloso, aunque ello suponga no tener cerca a tus hijos, sobrinos, hermanos…, lo importante es navegar en la abundancia material, es obtener el éxito y la seguridad.
Estos días viendo las noticias, me he dado cuenta de que los trabajos de los que nadie hablaba, son los más aplaudidos en estos momentos, cajeros, transportistas, agricultores…, quizás es el momento para que la sociedad los valore un poco más y comprender que todos somos importantes. Es tiempo para comprender y no volver a sentirse superior ni inferior por lo que desempeñes en esta vida, cada uno ha elegido un camino y es completamente respetable.
Quizás el modelo de sociedad en el que hemos vivido hasta ahora no era el correcto y hay que resetearlo, hemos dejado de dar importancia a lo necesario para la vida en favor de una mayor productividad.
Un ejemplo claro es que nuestro campo se está muriendo y con él las gentes del mismo, sin pararnos a pensar que ellos son los que cubren nuestras necesidades básicas de supervivencia e infravalorando sus aburridas vidas de pueblo, deberíamos retomar el timón y acudir a ellos para que nos enseñen cómo tener lo necesario y no dejarnos llevar por lo superfluo. Nadie mejor que ellos conoce el medio y lo mejor para éste, pero cada vez están más ahogados por la burocracia, leyes que marcan desde los despachos personas que no conocen cómo se comporta el campo, cuáles son las necesidades de sus gentes y todo con el fin de recaudar más dinero que irá a parar a manos de gente irresponsable que se siente superior porque solo maneja criterios económicos y donde lo importante es navegar en la abundancia.
En estos momentos, me he dado cuenta de que los que realmente son necesarios para la supervivencia no son los que marcan las pautas que tiene que seguir la sociedad para satisfacer sus egos.

Photo by Gaelle Marcel on Unsplash
Photo by Gaelle Marcel on Unsplash

NOS TOCO TENER TIEMPO

Alguna vez os habéis parado a pensar en el tiempo que pasan nuestros mayores en soledad, gente que viene de otros lugares lejanos sin estar acompañados por sus seres queridos, enfermos aislados… Pues creo que es hora de empatizar con esas personas en las que la soledad ha pasado a formar parte de su vida.
Hasta ahora, éramos una sociedad “guay”, podíamos ir al cine, viajar, pasear, comprar, vacaciones… siempre pensando en nuestro ego, sin dedicar un minuto de nuestro escaso tiempo a personas de nuestro alrededor que viven en soledad. Personas que pensábamos, como racionales y materialistas que somos, que eran débiles. Ha tenido que venir un virus para tener que aislarnos y darnos cuenta de lo fuertes que son esas personas. En qué se piensa, qué se hace en estos momentos de retiro, cómo estas personas en soledad pasan su tiempo sin que la mente racional agote su energía. Quizás deberíamos preguntarlas y aprender de su fortaleza para eliminar nuestra debilidad.
Espero que todo esto sirva para aprender a empatizar con cada persona, porque todos necesitamos de todos.

Foto by alfadesain on Freepik.es
Foto by alfadesain on Freepik.es

LOS POLÍTICOS

En estos momentos, en el que el caos se apodera de nuestras vidas, sigue habiendo gente haciendo política de este drama. En realidad, la política es un tema de total controversia entre la población que ahora mismo, por suerte, está en un segundo plano para la mayoría de las gentes, solamente es importante para los que viven de ello.
Me dan mucha pena los políticos, qué pasado o qué circunstancias de vida han tenido que vivir para que actúen de esta manera en el presente, todo centrado en su ego para poder dirigir a masas hacia el abismo y enfrentarnos unos hermanos con otros. Pobrecitos, eso no es vida, siempre estar ideando un plan hacia ese objetivo tiene que ser agotador. No se dan cuenta que quién nos va a salvar de este momento somos nosotros mismos como la gran comunidad que somos.
Espero que entren en peligro de extinción y nos dejen de oprimir para poder tener pensamientos libres y de corazón sin miedo a ser juzgados.

Photo by Element5 Digital on Unsplash
Photo by Element5 Digital on Unsplash

VOLVEMOS A SALIR

Desde el pasado 27 de Abril de 2020, podemos gozar de un paseo de una hora y, aunque para salir haya que enfundarse una máscara, es un gran respiro y a la vez muy esperanzador, pues la naturaleza está más salvaje y preciosa que nunca, su vida ha continuado con una fuerza que hacía años que no apreciaba.
El primer día que salí, era una mezcla de sentimientos, desde la tristeza de ver a tus amigos y no poder abrazarlos, a la felicidad de apreciar un aire puro cargado de esperanza.
Das gracias por ir viendo rostros conocidos y que están intactos, sobre todo abuelos que te los encontrabas todas tardes en el parque y ahí siguen en pie.
Me paro a pensar, y es que todos, por una vez, hemos vivido en tiempo real una misma circunstancia y me da alegría ver que hemos remado en la misma dirección. Ya tenemos algo en común para poder reconstruirnos y quizás, intercambiando nuestras experiencias, sea más fácil, pues somos una gran comunidad en la que cualquier experiencia vivida, puede aportar una enseñanza de vida a otra.
También hay dolor, mucho dolor, pero ese sentimiento sólo puede ser curado con amor, empatía, solidaridad… Tenemos una larga tarea por hacer y, ahora más que nunca, hay que aportar amor hacia esas personas que lo necesitan.
Y se aprecia calma, serenidad en el paseo, es algo que nunca había sentido. Por una vez, no ves a la gente con prisas, en cambio, si están observando y descubriendo la belleza de cada rincón, como si fuese algo innovador y, en realidad, llevan ahí años, pero nuestra falta de tiempo no nos dejaba apreciarlo.
Una vez más, hemos aprendido del dolor y, para poder continuar, espero que comprendamos que vivir con valores dormidos, como el altruismo, la solidaridad, la empatía y el valor son el camino. Pues las adversidades de la vida son más fáciles si nos apoyamos unos en otros y comprendiendo que es más lo que nos une que lo que nos separa.




              



Artículo leído 156 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 19 de Junio 2020 - 19:47 El canto de las células II

Viernes, 19 de Junio 2020 - 19:37 Elige la paz y la libertad. Aquí y ahora









Artículos

El canto de las células II

19/06/2020 - Elizabeth Bhullmann

Elige la paz y la libertad. Aquí y ahora

19/06/2020 - Thich Nhat Hanh

Encuentros en la tercera fase

19/06/2020 - Aida Pérez

Confinamiento y desescalada mundial

10/06/2020 - Mari Ángeles Cuñat

Presuntos enemigos

09/06/2020 - Luis Arribas

Reflexiones desde mi confinamiento

01/06/2020 - Amanda Díaz Tendero

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets



Libros para descarga