cglobal

Generosidad egoísta



Luis Arribas Mercado

19/01/2023

Hace algún tiempo, en el trascurso de un taller del Camino de Corazón, me comentó una amiga caminante que ella, ocasionalmente, atendía a mendigos o indigentes por puro egoísmo, porque al ayudarlos eliminaba el dolor que sentía al verlos, con lo cual, decía, no es que fuera buena ni generosa, sino que si les ayudaba era egoístamente, porque le dolía el sufrimiento de esas personas.



Foto de Elaine Casap en Unsplash
Foto de Elaine Casap en Unsplash
Yo la miraba con una sonrisa y me daba cuenta de que esta mujer unía la humildad a la compasión y que su corazón era un generador tremendo de amor.
 
Me dejaron impresionado los relatos que me comentaba por la forma en que ayudaba a esas personas buscándoles casa, trabajo, ropa, comida, les bañaba, les cortaba el pelo... Y eso me hizo pensar en la cantidad de veces que yo miro para otro lado cuando veo a alguien pidiendo limosna o simplemente les digo «no», argumentando internamente no sé cuántas excusas.
 
La verdad es que es difícil saber si con tu limosna estás ayudando o no. Sé que hay pequeñas mafias que ponen a mujeres y niños a pedir sin ningún escrúpulo y luego, de lo que reciben, solo les dan un pequeño porcentaje. Pero eso no es excusa para justificar mi negativa a aportar un pequeño donativo.
 
Normalmente, suelo dar comida en la puerta de los supermercados, que es donde suelen ponerse las Ong’s o las personas necesitadas, y también entrego ropa que está en muy buen estado e incluso sin estrenar, pero tengo la impresión de que debería hacer algo más, en este caso algo que no tenga que ver directamente con cosas materiales como, por ejemplo, pasar consulta de ME.DI.CA. de forma gratuita una vez al mes a personas con problemas físicos y que carezcan de recursos económicos.
 
Sé que de lo que das recibes mucho más y, por tanto, hay que dejarse guiar por el corazón y no por la mente. Así que voy a organizar mi tiempo a partir de ahora para ser útil en este tema de las limosnas o de otro tipo de ayuda a necesitados, para por lo menos poder dar un poco de esperanza en tema tan delicado como es el de la salud.




              



Artículo leído 116 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Miércoles, 18 de Enero 2023 - 17:51 La historia de un tronco de Brasil

Domingo, 8 de Enero 2023 - 12:15 Ética, valores y respeto









Artículos

Generosidad egoísta

19/01/2023 - Luis Arribas Mercado

La historia de un tronco de Brasil

18/01/2023 - Maria Pinar Merino Martin

Ética, valores y respeto

08/01/2023 - Luis Arribas Mercado

¿Eres un ser afortunado?

26/12/2022 - Luis Arribas Mercado

Feliz Navidad

24/12/2022 - Laura Verdugo

Despedir el año con GRATITUD

13/12/2022 - Maria Pinar Merino Martin

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets



Libros para descarga