cglobal

Ana



Matilde Hernández Marín

02/07/2021

Tengo, como enfermera, asignados los enfermos incapacitados de una doctora de mi Centro de Salud. Un día me pasaron el aviso de una nueva enferma a la que se le había diagnosticado un cáncer en fase terminal. Acudí al domicilio y me encontré tumbada en un sofá a una señora de aspecto dulce y enternecedor. Era extremadamente amable y resultaba muy grato hablar con ella.



Photo by MedicAlert UK on Unsplash
Photo by MedicAlert UK on Unsplash
Era una mujer tierna, suave y cálida que me recibió con mucha cordialidad.
 
  • “Me encuentro bien –me dijo- sólo un pequeño malestar en el vientre”.
 
A su lado, con los ojos brillantes por la emoción, un hombre más joven permanecía de pie, callado, pero visiblemente emocionado.
 
Al terminar la visita rogué a ese hombre que me acompañara a la puerta.
 
  • No se agobie, sólo dele mucho cariño” –le dije y pensé para mis adentros: ¡Que fácil es aconsejar!
 
Pasado un tiempo y aunque volví a la casa y llamé repetidamente por teléfono no logré contactar con ellos. Por fin dieron señales de vida: Se habían ido a casa de una hija de Ana.
 
Fui a visitarles y después de un rato de charla con madre e hija, se me ocurrió preguntar por el hombre joven que estuvo presente la vez anterior.
 
  • ¿Mi hermano? –pregunta Ana- Bien, en el pueblo”.
 
  • Mamá, cuéntale la verdad. Ella te está preguntando por José” – aclaró sonriendo su hija.
 
Entonces ella se rio y en sus ojos empezó a brillar una luz diferente mientras me contaba su historia. Me hizo reír y emocionarme con su relato. José era su amor de madurez, su amigo, su compañero. Alguien que Dios le regaló para disfrutar sus últimos días.
 
Cuando él llegó interrumpió su relato y le dijo riendo:
 
  • “José, dile a Mati qué ha de hacer para encontrar el Amor”.
 
Y él contestaba también riendo:
 
  • Pierde el reloj, piérdelo, es lo mejor”.
 
Ana y José se encontraron en un parque porque a Ana se la había parado el reloj. Necesitaba saber la hora para recoger a sus nietos y, como iba con una amiga, se atrevió a preguntar la hora a aquel desconocido que descansaba bajo un árbol.
 
José tenía escrita su historia, la que comenzó a partir de aquel encuentro y prometió hacerme una copia para que pudiera transmitírsela a las personas a las que yo pensara que podía interesar. Una historia de amor de dos adolescentes, cómo él la consideraba, sólo que los protagonistas eran una joven de más de ochenta años y de su amigo, diez años menor.
 
José desapareció cuando ella se marchó y no puedo enviaros su relato, quizás algún día logre recuperarlo. No obstante, yo había asumido el compromiso con Ana de compartir sus ideas. Ella quería que todo el mundo supiera que no importa la edad, nunca importa la edad, pero mucho menos en el terreno del amor, que el AMOR existe y puede aparecer cuando menos lo esperas, cualquier día de tu vida ¡Sólo hay que perder el reloj!
 
Quiero, desde este pequeño recuerdo, dar las gracias a Ana por transmitirme su ilusión y su fe, esas que yo pierdo tantas veces al doblar cualquier esquina para enfrentarme con los problemas de la vida diaria. Y quisiera decirle que me siento muy afortunada pues gracias a mi trabajo puedo conocer a gente tan maravillosa como ellos dos: Ana y José.
 
Gracias, mi querida Ana. Cumplo mi palabra. Un beso y un abrazo para siempre.
 

Con Amor
Mati (tu enfermera)




              



Artículo leído 122 veces


Comenta este artículo

1.Publicado por Isabel Gómez Bustos el 02/07/2021 17:26
Gracias por tan preciosa historia

2.Publicado por Maria Pinar Merino Martin el 02/07/2021 18:07
Gracias a ti Isabel, por "resonar" con ella.

3.Publicado por Aida Pérez el 05/07/2021 14:57
Gracias también. Una historia maravillosa, la realidad supera, muchas veces, la ficción.

Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 29 de Julio 2021 - 17:32 La Luz y el Navío

Jueves, 29 de Julio 2021 - 17:24 Libertad sin miedo









Artículos

La Luz y el Navío

29/07/2021 - Gloria Lanzo Cobos

Libertad sin miedo

29/07/2021 - Luis Arribas Mercado

Niebla en la mente

22/07/2021 - Luis Arribas Mercado

Chuletón sin brasas

16/07/2021 - Koldo Aldai

Hablemos de amistad

15/07/2021 - Luis Arribas Mercado

Consciencia de nuestros límites y de nuestro proceso

08/07/2021 - Alicia Montesdeoca Rivero

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets
Conciencia Global : La Luz y el Navío Habitualmente la vida humana se asemeja al devenir del vaivén del curso de un navío, que dependie… https://t.co/LgstJemIqD
Jueves, 29 de Julio - 17:41
Conciencia Global : Libertad sin miedo “¿Vives en una jaula dorada donde puedes dar cortos vuelos y donde tienes la comida y el agua as… https://t.co/eCEKpRCYEN
Jueves, 29 de Julio - 17:31
Conciencia Global : Aprender a decir no “Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir NO cuando es NO… https://t.co/FSq7YG6KuA
Jueves, 29 de Julio - 17:26



Libros para descarga