cglobal

Una sola mesa

Reflexión sobre servicio y servilismo



Koldo Aldai

05/03/2021

Hay muchas formas diferentes de orar y cada cuál igual de válida... El delantal puede ungir solemnidad añadida. He vuelto al templo de los fogones este fin de semana. No he salido de él en tres días y he sido feliz. Me he acercado en silencio, con respeto. El calor entre las paredes de madera me sumía ya en otra recogida y amable atmósfera. Para eso estaban allí fuera la lluvia, el frío y el fuerte viento, para realzar la unción, la devoción, la comunión ahí dentro, junto a la llama. Encuentro especial gozo en esa oración de los cuchillos, en ese pausado y atento trocear de la verdura con infinito agradecimiento.



Photo by Lefteris kallergis on Unsplash
Photo by Lefteris kallergis on Unsplash
Ya el viernes por la tarde entré emocionado y agradecido en la cabaña de madera. En el arranque pedí para poder llevar a las bocas los alimentos más sabrosos y nutritivos, para que ellos fueran portadores también de mi amor y agradecimiento por la Vida. Disfruté con el ajetreo entre los fuegos y la mesa. Placer de cocinar, servir y sorprender. 

Las caras alegres de las comensales al destapar la tapa es la recompensa del oficiante-cocinero. Se desborda el sugerente vapor por el comedor, mientras que la satisfacción del hacedor resta dentro contenida. En ese gozoso trajín entre la llama y la mesa reflexionaba sobre la cuestión del servicio. Vaciada la cabaña, apagados los fuegos y las voces, enciendo el ordenador. Ayer placer de cocinar, hoy placer de compartir aquí reflexiones con vosotros y vosotras. ¡Ojalá el Cielo las quiera iluminar!
 
Es preciso distinguir servicio de servilismo. El servicio dignifica, el servilismo merma la dignidad. El servicio es fraterno, entre iguales, el servilismo es clasista, mantiene las distancias. En el primero hay una sola mesa, en el segundo hay dos. Todos los humanos estamos llamados a sentarnos a la misma mesa. Esa es la Voluntad de Dios, compartir un mismo pan, un mismo vino, un mismo gozo de vivir como hermanos. Todos los humanos nos debemos al mutuo servicio, nunca al servilismo. Hay cosas que cada quien tiene que asumir mientras que no esté impedido. Nadie debe ordenar y limpiar lo que nosotros desordenamos y ensuciamos. El principio de la fraternidad nos recuerda nuestra obligación de asumir cuanto menos las tareas de orden y limpieza de nuestro propio entorno.
 
Nada más lejos del juicio en estas letras.  Cada quien es dueño de sus días y de su escoba y fregona. Hace con ellas lo que quiera. Es Ley del supremo Libre Albedrío. He viajado todos los continentes de la Tierra antes de desembocar en la cabaña de madera. A menudo, he sufrido constatando que no había una sola y fraterna mesa, que había dos y quien suscribe siempre se sentaba en la de los privilegiados. 
 
Sólo apunto a lo que entiendo que son pasos ineludibles en el recorrido hacia la auténtica fraternidad. Hay tareas que, mientras que estemos en plenas facultades físicas, no se debieran delegar; nos conciernen, son nuestro compromiso ineludible. No es de recibo la excusa fácil de la creación de puestos de trabajo. Creemos puestos de trabajos de iguales para iguales, creemos los puestos creativos y sugerentes que en verdad la comunidad necesita. De lo contrario alejaremos la fraternidad a la que nos debemos. No debiera servir de excusa la falta de tiempo. Hay en el hogar tareas ineludibles que no son de trasladar a otros. 
 
Nos seguiremos acercando a la mesa de los hambrientos con delantal en ristre, con el puchero en la mano. Lo haremos con gozo. Estamos en la Tierra privilegiada, en la escuela del mutuo, incondicional y amoroso servicio, no del servilismo.
 

Koldo Aldai
www.portaldorado.com




              



Artículo leído 77 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 15 de Abril 2021 - 20:24 La soledad del corredor de fondo

Jueves, 8 de Abril 2021 - 11:01 Amor a la vida









Artículos

La soledad del corredor de fondo

15/04/2021 - Luis Arribas Mercado

Amor a la vida

08/04/2021 - Mercedes Onís Ocaña

No sucumbir a la actualidad

07/04/2021 - Koldo Aldai

Querida Madre Tierra

01/04/2021 - Koldo Aldai

Respetar la vida para salvar el futuro

24/03/2021 - Luis Arribas Mercado

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets
Conciencia Global : La soledad del corredor de fondo Dedicado a todos aquellos que sienten «la soledad del corredor de fondo»; a todos… https://t.co/8Qw4w1BGZe
Jueves, 15 de Abril - 20:51
Conciencia Global : ¿Nos movemos por necesidad o por motivación? Las personas podemos movernos hacia un objetivo impulsados por dos fue… https://t.co/bcHUcbPTnJ
Jueves, 15 de Abril - 20:21
Conciencia Global : Amor a la vida Hace algún tiempo un amigo a quien yo respeto mucho, inició una conversación interesante que me obli… https://t.co/LPDXXHb22S
Jueves, 8 de Abril - 11:03



Libros para descarga