cglobal

La percepción del tiempo



Luis Arribas

06/05/2019

Mucho se ha hablado, y se habla, sobre la cuestión del tiempo. Que si lo importante es el presente, que el pasado es pasado y no existe, que el futuro no ha llegado y, por lo tanto, tampoco existe… Y estoy de acuerdo salvo en una cuestión: si el pasado y el futuro no existen ¿por qué influyen en el presente?



Photo by Aron Visuals on Unsplash
Photo by Aron Visuals on Unsplash
Si nos ponemos un poco estrictos, tampoco el presente existiría, salvo que lo asimilemos a un microsegundo, o bien que llamemos presente a un periodo de tiempo que cada cual puede definir en cuanto a su extensión, comienzo y final ¿Dónde comienza y donde acaba eso que llamamos presente? Pues en cada instante, ni antes ni después.
 
Esta pequeña reflexión viene a cuento porque en los últimos tiempos se habla mucho de ser conscientes del momento presente para vivirlo con toda atención e intensidad, sin pararnos a pensar que está influido por lo que hemos vivido, pensado y creído en el pasado y lo que deseamos, esperamos y buscamos en nuestro futuro. Así pues, el presente solo es una amalgama de pasado y futuro. Por supuesto, el pasado no se puede cambiar, aunque sí la visión que tengamos de él en función de nuestra actual forma de pensar, de nueva información sobre acontecimientos pasados o de que hayamos aprendido a relativizar como la mejor terapia para eliminar antiguos resquemores.
 
El futuro, por su parte, está cambiando constantemente, la mayor parte de las veces por causas ajenas a nuestra voluntad. Aunque en el presente hayamos diseñado ese futuro a nuestro gusto, la realidad es que, salvo en contadas ocasiones, tenemos que andar adaptándonos a las circunstancias que el día a día nos va presentando.
 
Cuando llegas a una determinada edad, no diseñas un futuro a largo plazo sino que, como mucho, lo haces a medio plazo, basándote en la percepción que tienes de ti mismo en el momento actual, con los recuerdos de cómo te fue en el pasado, cuando pusiste en marcha proyectos y te diste cuenta demasiado tarde de que lo mejor es no confiar demasiado en que los llevarás a buen puerto con las mismas personas con las que los empezaste. También, al diseñar el futuro a medio plazo, gracias a tu experiencia, has aprendido a decir NO cuando antes no te atrevías a negarte a ir acompañado por quienes no te agradaban… y así acababan los proyectos.
 
En fin, que en mi opinión para vivir un buen presente hay que tener en cuenta que éste no es sino la consecuencia del pasado y la esperanza del futuro, y que si el pasado no ha sido del todo grato debemos buscar la manera de mirarlo con otros ojos, relativizando y perdonando errores propios y ajenos, única manera de que su influencia sea positiva de cara a los proyectos futuros, teniendo en cuenta que debemos estar dispuestos a revisar esos proyectos permanentemente sin frustraciones, confiando en que la resiliencia que todo ser humano posee estará de nuestra parte y sin permitir que los agoreros nos minen la moral.
 
El presente es -tengámoslo en cuenta- el único periodo de tiempo en que podemos actuar, pero para ello debemos ser conscientes de él. Lamentablemente, nos pasamos media vida sin darnos cuenta de nada, sobre todo cuando dejamos que el tiempo pase mirando la televisión o sin pararnos a pensar o a observar lo que ocurre a nuestro alrededor. Sin reflexionar sobre todo lo que nos afecta, que es mucho y variado pero a lo que no prestamos la suficiente atención. El presente nos permite sentir que estamos vivos, reflexionar, hacer proyectos, modificar nuestra percepción del pasado y, sobre todo, disfrutar de nuestros sentimientos, de las relaciones con quienes amamos, aprender de cuanto nos llega…
 
Así, pues, pon en buena relación a la mente y al corazón y pasado, presente y futuro serán una misma cosa, una oportunidad para sentir que el tiempo en que estamos vivos tiene sentido.




              



Artículo leído 125 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 23 de Abril 2019 - 19:00 Las pequeñas y grandes cosas

Miércoles, 17 de Abril 2019 - 12:42 Cambiar hábitos. Compartir la felicidad




Artículos

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets
Conciencia Global : Payasear con Nuestra Existencia Nadie puede negar el poder terapéutico de la risa para el bienestar emocional o el… https://t.co/NhofQfew59
Martes, 21 de Mayo - 19:02
Conciencia Global : Nacer con "ALMA": Musicoterapia Prenatal “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres” - Pitágora… https://t.co/sqbXknkDys
Lunes, 20 de Mayo - 19:12
Conciencia Global : Normas editoriales para la publicación de artículos en Conciencia Global Cualquier suscriptor puede proponer artícu… https://t.co/78PbzL5Kro
Viernes, 17 de Mayo - 19:07