cglobal

El nuevo paradigma requiere una espiritualidad diferente y una ética propia



Leonardo Boff

06/03/2020

Varias amenazas se ciernen sobre el sistema-vida y el sistema-Tierra: el holocausto nuclear, la catástrofe ecológica del calentamiento global y de la escasez de agua potable, la catástrofe económica/social sistémica con la radicalización del neoliberalismo que produce una acumulación extrema a expensas de una pobreza asombrosa, la catástrofe moral con la falta general de sensibilidad hacia las grandes mayorías sufrientes, la catástrofe política con el resurgimiento mundial de la derecha y la corrosión de las democracias... Tal como están, la Tierra y la Humanidad no pueden continuar así, a riesgo de sufrir un armagedón ecológico-social.
Leonardo Boff



Photo by ActionVance on Unsplash
Photo by ActionVance on Unsplash
Centrándonos en los escenarios más recientes: las lluvias torrenciales, los desbordamientos de los ríos provocando inundaciones, las tormentas que han batidos records de oleaje en las costas, la invasión del agua del mar arrasando las playas y edificios de las primeras líneas de playa… y en paralelo terribles incendios en Australia seguidos después por inundaciones jamás conocidas… Todo esto durante los últimos meses.
 
Según nos dice Leonardo Boff, tales eventos extremos son signos inequívocos de que la Tierra ha perdido ya su equilibrio y está buscando uno nuevo. Y este nuevo podría significar la devastación de porciones importantes de la biosfera y de una parte significativa de la especie humana.
 
Esto va a suceder; simplemente, no sabemos cuándo, ni cómo. El hecho es que ya estamos en la sexta extinción masiva. Hemos inaugurado, según algunos científicos, una nueva era geológica, la del antropoceno, en la cual la actividad humana es responsable de la destrucción de las bases que sostienen la vida. 
 
Las instituciones científicas y organismos oficiales que monitorizan sistemáticamente el estado de la Tierra afirman que, de año en año, los elementos principales que perpetúan la vida (agua, suelos, aire, fertilidad, climas y otros) se deterioran día a día. ¿Cuándo va a parar esto?.

El día de la sobrecarga de la Tierra

Photo by Maksim Shutov on Unsplash
Photo by Maksim Shutov on Unsplash
En 1970, el Día de Sobrecarga de la Tierra -Earth Overshoot Day, en inglés-, se registró el 29 de diciembre, sólo dos días antes de que terminara el año. Pero desde entonces, se ha ido sobrepasando progresivamente el “presupuesto natural anual” del planeta. La fecha que marca la superación de ese límite está llegando cada vez más anticipadamente. El año pasado, 2019, el Día de Sobrecarga de la Tierra se produjo el 29 de julio.
 
Esa marca significa que el ser humano vivió con un déficit ecológico hasta el final del año, durante cinco meses más, agotando las existencias de recursos naturales con la sobrepesca y la extracción exagerada de bosques, y emitiendo más dióxido de carbono en la atmósfera que la cantidad que son capaces de absorber los ecosistemas.
 
Cuando se alcanza la fecha de Sobrecarga de la Tierra significa que el planeta ya no es capaz de regenerar más por sí mismo los recursos necesarios para sus habitantes.
 
Si insistimos en mantener el consumo actual, tenemos que aplicar la violencia contra la Tierra obligándola a darnos lo que ya no tiene o no puede reponer. Su reacción a esta violencia se expresa por los diversos fenómenos ecológicos y sociales ya mencionados, especialmente por el aumento de dióxido de carbono y metano (23 veces más dañino que el CO2) y por el crecimiento de la violencia social, ya que la Tierra y la humanidad constituyen una única entidad relacional. 
 
O cambiamos nuestra relación con la Tierra viva y con la naturaleza o, según Sigmund Bauman “engrosaremos el cortejo de aquellos que se dirigen hacia su propia tumba”. Esta vez no disponemos de un Arca de Noé en la que nos podamos refugiar. 
 
No tenemos otra alternativa, sino cambiar. Quien crea en el mesianismo salvador de la ciencia es un iluso: la ciencia puede mucho, pero no todo: ¿detiene ella los vientos, contiene las lluvias, limita el aumento de los océanos? No basta disminuir la dosis y continuar con el mismo veneno, o sea, sólo limar los dientes del lobo; él seguirá siendo feroz.
 
Necesitamos asumir urgentemente un tipo diferente de relación con la naturaleza y la Tierra, contrario al modelo dominante. Hace falta decir que se necesita un nuevo paradigma de producir, distribuir, consumir y vivir en la misma Casa Común. El cambio exige construir algunos pilares que sean los cimientos que soporten el nuevo paradigma. De lo contrario, repetiremos siempre lo mismo y de peor manera. Es como si quisiéramos curar las heridas de la Tierra cubriéndola con tiritas.

Photo by Bobby Johnson on Unsplash
Photo by Bobby Johnson on Unsplash

Pasos para cambiar nuestra relación con la Madre Tierra y con la Vida

Primero: una visión espiritual diferente del mundo y su correspondiente ética. Esto, a mi modo de ver, no tiene necesariamente que ver con la religiosidad, sino con una nueva experiencia de la realidad, una determinada sensibilidad y un espíritu diferente. Y la alternativa es esta: 
 
  • Nos relacionamos con la Naturaleza y la Tierra como si fueran un baúl de recursos para nuestra explotación y uso, queriendo someterlas a nuestros propósitos (éste es el paradigma actual), 
 
  • O nos relacionamos sintiéndonos parte de la Naturaleza y de la Tierra, adaptándonos a sus ritmos, no por encima sino al mismo nivel que todas las criaturas, con la conciencia de cuidarlas y protegerlas para que continúen existiendo y dando a la comunidad de Vida, de la que somos miembros, todo lo que necesitan para vivir y para seguir co-evolucionando. Este es el paradigma alternativo que implica respeto y veneración, ya que formamos un todo orgánico dentro del cual cada ser tiene un valor en sí mismo, independientemente del uso que le demos, pero relacionado siempre con todos los demás. 
 
Esta nueva sensibilidad y espiritualidad diferentes, constituyen el nuevo paradigma, que pueden dar lugar a otro tipo de civilización, integrada en el conjunto, y otra forma de habitar la Casa Común. Sin esta sensibilidad/espiritualidad y su traducción en una ética ecológica, no podremos superar el estado “caótico” actual. Reiteramos firmemente: todo dependerá del tipo de relación que establezcamos con la Tierra y con la naturaleza: ya sea de uso y explotación, o de pertenencia y convivencia, respetuosa y cuidadora. 
 
Segundo: rescatar el corazón, el afecto, la empatía y la compasión. Esta dimensión del pathos ha sido descuidada en nombre de la objetividad de la tecnociencia. Pero en ella anidan el amor, la sensibilidad hacia los demás, la ética de los valores y la dimensión espiritual. Si no hay lugar para el afecto y el corazón, no hay razón para respetar la naturaleza y escuchar los mensajes que, en este caso, son enviados por las inundaciones y los irreversibles desastres ecológicos del calentamiento global.
 
La tecnociencia ha producido una especie de lobotomía en los seres humanos que ya no sienten sus gritos. Se imaginan que la Tierra es una simple despensa de víveres infinitos al servicio de un proyecto de enriquecimiento infinito. Un planeta finito nunca podrá soportar un proyecto infinito. Debemos pasar de una sociedad industrialista y consumista que agota la naturaleza, a una sociedad que conserva y cuida toda la vida y ejerce un consumo responsable y compartido. Debemos articular el corazón y la razón para estar a la altura de la complejidad de nuestras sociedades. 
 
Tercero: tomar en serio el principio de cuidado y de precaución. O cuidamos lo que queda de la naturaleza, regeneramos lo que tenemos devastado e impedimos nuevas depredaciones, como las propuestas de las organizaciones no gubernamentales que proponen plantar miles y miles de árboles en las áreas asoladas por el agronegocio, o nuestro tipo de sociedad tendrá los días contados. 
 
La precaución exige que no se tomen medidas ni se realicen experimentos cuyas consecuencias no puedan controlarse. Además, la filosofía antigua y moderna ya ha visto que el cuidado pertenece a la esencia humana, y más: que es la condición previa necesaria para que surja cualquier ser. También es la guía anticipada de toda acción. Si la Vida, también la nuestra, no se cuida, enferma y muere. La prevención y el cuidado son decisivos en el campo de la nanotecnología y de la inteligencia artificial autónoma. Ésta, con sus algoritmos de millones de datos, puede tomar decisiones, sin que lo sepamos, y penetrar en arsenales nucleares, activar las ojivas y lanzarlas, poniendo fin a nuestra civilización. 
 
Cuarto: el respeto a todos los seres. Cada ser tiene valor intrínseco y tiene su lugar en el conjunto de los seres. Incluso el más pequeño de ellos revela algo del misterio del mundo y del Creador. El respeto impone límites a la voracidad de nuestro sistema depredador y consumista. Quien mejor formuló una ética de respeto fue el médico y pensador Albert Schweitzer (+1965). Él enseñaba: la ética es la responsabilidad y el respeto ilimitado por todo lo que existe y vive. Este respeto por el otro nos obliga a la tolerancia, que es urgente en el mundo y entre nosotros, particularmente bajo los gobiernos de extrema derecha que alimentan el desprecio por los negros, los indígenas, las personas LGBT, los inmigrantes y las mujeres. 
 
Quinto: actitud de solidaridad y de cooperación. Esta es la ley básica del Universo y de los procesos orgánicos. Todas las energías y todos los seres cooperan entre sí para mantener el equilibrio dinámico, garantizar la diversidad y que todos pueden co-evolucionar. El propósito de la evolución no es otorgar la victoria a los más adaptables, sino permitir que cada ser, incluso el más frágil, pueda expresar virtualidades que emergen de aquella Energía de Fondo o Fuente que hace ser todo lo que es, que sostiene todo en cada momento, de donde salió todo y a la que todo vuelve.
 
Hoy, debido a la degradación general de las relaciones humanas y naturales, debemos, como proyecto de vida, ser conscientemente solidarios y cooperativos. De lo contrario, no salvaremos la vida ni garantizaremos un futuro prometedor para la humanidad. El sistema económico y el mercado no se basan en la cooperación sino en la competición, la más desenfrenada. Por eso crean tantas desigualdades, hasta el punto de que el 1% de la humanidad tiene el equivalente al 99% restante.
 
Sexto: es fundamental la responsabilidad colectiva. Ser responsable es darse cuenta de las consecuencias de nuestros actos. Hoy hemos construido el principio de la autodestrucción. El dictamen categórico es entonces: actúa de manera tan responsable que las consecuencias de tus acciones no sean destructivas para la vida y su futuro y no activen la autodestrucción. 
 
Séptimo: acometer todos los esfuerzos posibles para lograr una biocivilización centrada en la Vida y en la Tierra. Todo lo demás se destina a este propósito. 
 
En fin, el tiempo de las naciones ha pasado. Ahora, en el contexto de un nuevo paradigma, es hora de construir y salvaguardar “el destino común de la Tierra y la Humanidad”. Su realización sólo se logrará si construimos sobre los pilares mencionados. Entonces podremos vivir y convivir, convivir e irradiar, irradiar y disfrutar la alegre Celebración de la Vida.  
    
 
María Pinar Merino
Fuente: página de Leonardo Boff - http://www.servicioskoinonia.org




              



Artículo leído 502 veces


Comenta este artículo

1.Publicado por Francesc Miró el 06/03/2020 20:28
Si, señor Boff, tiene razón en todo lo que Ud. relata, quiero poner mi modesto punto de vista, es la visión que en general los humanos nos creemos que Gaia, es de nuestra propiedad, tenemos una escritura que nos permite hacer lo que nos de la gana, pero los seres humanos también tenemos normas que especifican como podemos construir, dentro de nuestra propiedad, de no cumplir los requisitos especificados, existe una autoridad que puede destruir lo construido fuera de la normativa.
Desgraciadamente esta autoridad, por lo menos "Real" , no existe, la que impida, las atrocidades que ses están cometiendo en todo el Planeta, es una paradoja que imponen leyes para lo micro, pero no para lo macro.

Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 19 de Junio 2020 - 19:47 El canto de las células II

Viernes, 19 de Junio 2020 - 19:37 Elige la paz y la libertad. Aquí y ahora









Artículos

El canto de las células II

19/06/2020 - Elizabeth Bhullmann

Elige la paz y la libertad. Aquí y ahora

19/06/2020 - Thich Nhat Hanh

Encuentros en la tercera fase

19/06/2020 - Aida Pérez

Confinamiento y desescalada mundial

10/06/2020 - Mari Ángeles Cuñat

Presuntos enemigos

09/06/2020 - Luis Arribas

Reflexiones desde mi confinamiento

01/06/2020 - Amanda Díaz Tendero

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets



Libros para descarga