cglobal

El corte que rompió estereotipos



Cristina Arribas

02/05/2024

Desde que era una niña, siempre anhelé tener un cabello liso, largo y rubio. Mis rizos y tirabuzones nunca parecían encajar con el estándar de belleza que veía en los medios de comunicación y en mi entorno. A medida que crecía, pasé horas interminables tratando de domar mis rizos rebeldes, soñando con la posibilidad de transformar mi cabello en la melena lisa y brillante que admiraba en otras.



Foto de Markus Winkler en Unsplash
Foto de Markus Winkler en Unsplash

Entonces, un día, por razones fuera de mi control, perdí mis rizos. Ya no lucía mi característica melena rizada, y en su lugar, mi cabello se volvió liso y sin vida. En lugar de experimentar la alegría que esperaba al finalmente lograr mi deseo, me encontré sintiendo una profunda sensación de pérdida y arrepentimiento.

Fue entonces cuando me di cuenta de que había perdido algo más que mis rizos. Había perdido una parte de mí misma, una parte que me hacía única y especial. En mi desesperación por encajar en el molde de lo que yo creía que era la belleza, había sacrificado mi autenticidad y mi identidad. ​Mis rizos no eran solo un rasgo físico, sino una parte fundamental de quién era yo. Representaban mi herencia, mi individualidad y mi autenticidad. Aunque seguía deseando tener el cabello que había idealizado durante tanto tiempo, también llegué a apreciar la belleza única de mis rizos.

Decidí entonces hacer todo lo posible por recuperar mis rizos perdidos. Experimenté con productos y tratamientos para restaurar la textura rizada de mi cabello pero nada parecía dar resultado. ¿Realmente los había perdido para siempre?


Foto de Omid Armin en Unsplash
Foto de Omid Armin en Unsplash

La decisión que rompió con el miedo de toda una vida

Después de años de luchar con mi cabello y de sentirme atrapada en la búsqueda interminable de un estándar de belleza inalcanzable, finalmente reuní el valor para dar un paso audaz que cambiaría mi perspectiva para siempre. Decidí realizar un corte de cabello que devolvería la vida a mis rizos y desafiaría los estereotipos de los que creía que dependía mi autoestima.

Fue un acto de liberación, un momento en el que decidí tomar el control de mí misma, de redefinir lo que significaba para mí ser hermosa. Me deshice de las expectativas externas y me comprometí a abrazar mi autenticidad con valentía y confianza.
Esta vez, mi motivación no era simplemente cumplir con un estándar de belleza impuesto externamente. Era un acto de autodescubrimiento y aceptación.

Al sentarme en la silla del estilista y ver cómo caía mi pelo sin vida al suelo, sentí un peso levantarse de mis hombros. Con cada mechón cortado, dejaba atrás las limitaciones autoimpuestas y me abría paso hacia una nueva forma de verme a mí misma.

Cuando finalmente me vi en el espejo, con mi cabello renovado y lleno de vida, no pude evitar sonreír. Ahí estaban de nuevo mis rizos.
Me sentía libre, empoderada y más hermosa que nunca. Había roto los estereotipos que me habían retenido durante tanto tiempo y había encontrado la verdadera belleza en mi propia autenticidad.


¿Cómo encontrar la felicidad en nosotros mismos?

Si hay algo que he aprendido en mi viaje para recuperar mis rizos perdidos, ha sido a apreciar y valorar lo que ya tenemos en nuestras vidas. Esto no significa conformarnos, sino reconocer y aprovechar al máximo lo que nos hace únicos mientras trabajamos hacia metas alcanzables. Desde ese día en adelante, me comprometí a vivir mi vida con autenticidad y a celebrar mi singularidad en todas sus formas. Ya no permitiría que los estándares de belleza de la sociedad dictaran mi valía o mi felicidad.

Ahora, cada vez que me miro en el espejo, veo mucho más que un rostro bonito o un cabello perfectamente peinado. Veo a una mujer valiente y fuerte, dispuesta a desafiar las expectativas y a abrazar su verdadera belleza, rizos y todo.

El corte que devolvió la vida a mis rizos no solo transformó mi apariencia física, sino que también cambió mi forma de verme a mí misma y al mundo que me rodea. Me enseñó el poder de la autenticidad y el amor propio, y me recordó que la verdadera belleza radica en ser fiel a uno mismo, sin importar lo que digan los demás. Aunque todavía anhelo tener el cabello liso, largo y rubio, ahora lo hago desde un lugar de aprecio por mis propias peculiaridades y una comprensión más profunda de lo que realmente significa ser hermosa.




              



Artículo leído 410 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Domingo, 2 de Junio 2024 - 10:10 ¿Quién soy yo?









Artículos

¿Quién soy yo?

02/06/2024 - Luis Arribas Mercado

El corte que rompió estereotipos

02/05/2024 - Cristina Arribas

Camuflajes: Una danza de identidades

24/04/2024 - Luis Arribas Mercado

¡Es que no doy crédito!

06/04/2024 - Luis Arribas Mercado

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets



Libros para descarga