cglobal

Como se crea nuestra biografía



Maria Pinar Merino Martin

23/02/2024

Las últimas investigaciones en psiconeurología apuntan a que la biografía de la persona comienza a escribirse desde el mismo momento de la concepción. Eso significaría que la formación de las estructuras de la personalidad se crea a partir de ese momento, teniendo una importancia fundamental los primeros años de vida.



Foto de lilartsy en Unsplash
Foto de lilartsy en Unsplash
Las experiencias vividas durante ese periodo quedan registradas en la psique como impactos emocionales que el niño y la niña aún no saben “colocar” pues sus procesos de razonamiento, reflexión, deducción y lógica aún no han aparecido.
 
En el proceso de maduración podríamos considerar tres etapas fundamentales:
  • HASTA LOS TRES AÑOS. El niño comienza a estructurar su identidad. Descubre que él es una entidad separada del resto. Su código de comunicación es fundamentalmente afectivo. Aprende por imitación y repetición. Carece de la capacidad de reconocer que existe algo diferente a sí mismo, lo que ve lo percibe como unido a él. Es incapaz de discernir.
Principio de imitación: Todos podemos producir aquello que deseamos imitándolo. Los niños y las niñas Intentan imitar una y otra vez lo que les produce impactos agradables, imitan a los padres y adultos y buscan patrones analógicos de conducta.
Principio de contagio, resonancia o simpatía: Las cosas que han estado en contacto con ellos y ellas -y ya no lo están- tienen la misma influencia que si su contacto persistiera. En esa edad creemos que podemos influir desde lejos en personas, animales o cosas de las que tengamos algo. Vestimos las prendas de papá o mamá.
 
Durante este estadio de percepción el cerebro procesa la información de forma analógica y lo hace fundamentalmente a través de dos vertientes: la imitación y el contagio. La imitación hace que el niño repita una y otra vez lo que le reporta una gratificación (emitir un sonido, un gesto) y más adelante en imitar a sus padres o personas cercanas.
 
El contagio se basa en la resonancia o simpatía (vestir las prendas o guardar los objetos de aquello que quiere incorporar en su vida). Ej: Un niño ve en su oso de peluche a un oso de verdad (imitación). Si ese objeto pertenece a su madre lo aprecia aún más porque no sólo tiene a un oso de verdad, sino que por el principio de contagio tiene también a su madre.
 
Es la etapa de la formación del yo y es absolutamente necesario que existan estas identificaciones para que el proceso de maduración se produzca correctamente. Cuando durante la infancia no se han llevado a cabo estas identificaciones se arrastran después más allá de la adolescencia hasta el estado de adulto, buscando a nuestro padre y a nuestra madre en todas las personas de uno y otro sexo con las que nos encontramos, y ello es debido al no haber tenido afectivamente a nuestro padre o nuestra madre o a ninguno de los dos. La necesidad, la compulsión sí es una patología.
 
Se ha podido comprobar que el embrión primero, el feto después y el niño preverbal, finalmente, poseen estructuras de conciencia sumamente receptivas. Estas estructuras se expresan en lenguaje simbólico y analógico. Las ondas cerebrales que predominan son las ondas theta.
 
  • DESDE LOS SIETE AÑOS. En esta etapa de la infancia su andadura se ve afectada por la aparición de las ondas cerebrales beta, es un cambio gigantesco. Las ondas theta y el hemisferio cerebral derecho van perdiendo protagonismo y la energía se desplaza al hemisferio cerebral izquierdo, comienza una verbalización más madura, sus gestos, sus actitudes aún sin responder a un proceso racional –sino más bien por imitación- van haciendo incursiones en el mundo de los adultos, porque es lo que está especialmente premiado o favorecido por el entorno.
  • HASTA LOS DOCE AÑOS. Preadolescencia. Las ondas beta dominan. La realidad se equipara al mundo de la vigilia. En este estadio la personalidad del adolescente adquiere sus rasgos definitivos. En la pubertad las identificaciones indican carencias no resueltas (buscar a nuestra madre o padre en aquellos con los que nos relacionamos) por no haberlos tenido en la infancia. 
A partir de ese momento podríamos decir que la personalidad se esclerotiza y fundamentalmente reproduce patrones de conducta ya incorporados durante los primeros años de vida. Eso hace que esas etapas sean el marco de referencia, la ventana por donde el niño y la niña se asoman al mundo… lo que vivan durante esos años generará personas conscientes y con un adecuado desarrollo de sus capacidades o bien personas inmaduras, insatisfechas y con dificultades de relación.




              



Artículo leído 595 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Domingo, 14 de Julio 2024 - 19:57 El ser humano y las estaciones climatológicas









Artículos

El ser humano y las estaciones climatológicas

14/07/2024 - Maria Pinar Merino Martin

Hombre - Mujer: dos psiques, un solo espíritu – Parte II

08/07/2024 - Maria Pinar Merino Martin

Hombre - Mujer: dos psiques, un solo espíritu – Parte I

28/06/2024 - Maria Pinar Merino Martin

¿Qué es el ego?

21/06/2024 - Maria Pinar Merino Martin

Hoy, levanta el vuelo

02/06/2024 - Maria Pinar Merino Martin

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets



Libros para descarga