cglobal

Aprendiendo a conocer el lenguaje del cuerpo - Parte 1



Luis Blasco

31/03/2024

La Medicina psicosomática trata de enseñarte a escuchar lo que tu cuerpo te está diciendo: El cuerpo te dice lo que tú callas con la boca. Todo lo que te guardas se ve reflejado en el cuerpo en forma de enfermedades que de nuevo salen a la luz, o sea que todos los problemas que no enfrentas y te los “tragas” el cuerpo los digiere, provocando desequilibrios internos que se verán volcados “hacia afuera” en forma de dolores, malestares, enfermedades y todo tipo de molestias que te están tratando de recordar que el problema sigue “ahí dentro”.



Foto de David Hofmann en Unsplash
Foto de David Hofmann en Unsplash
Por ello es vital que aprendas a comprender que es lo que tu cuerpo está gritándote y sepas leerlo para solucionar lo que lo ha originado. Cuanto más aprendas de él, usando al cuerpo como tu maestro, más pronto recuperarás la buena salud y la vitalidad.

Se trata de la Medicina Metafísica, y en la que se comprende al ser más allá de solo “un cuerpo físico”, transciende el plano físico para buscar las causas psicológicas o espirituales de la enfermedad. La salud perfecta y el pleno despertar son, en realidad, lo mismo. La única curación auténtica es la auto-curación. El querer curarse sinceramente puede motivar a una persona para que realice los cambios necesarios en aquellas actitudes, sentimientos y emociones que son responsables de su sufrimiento. La curación no ocurrirá con sólo conocer su causa. Porque incluso cuando se ha solucionado un conflicto o se ha liberado una emoción, el cuerpo puede necesitar un tiempo más o menos largo para proceder a la reparación del tejido o del órgano afectado. La curación no es más que volver al estado de armonía y de equilibrio. Admitir una dificultad o una debilidad es estar ya en el camino de superarla.

Foto de Kenny Eliason en Unsplash
Foto de Kenny Eliason en Unsplash

El corazón: Representa el Amor, y la sangre, el júbilo

El corazón es el motor que con Amor hace que el júbilo circule por nuestras venas. Cuando nos privamos del Amor y del júbilo, el corazón se encoge y se enfría y, como resultado, la circulación se hace perezosa y vamos camino de la anemia, la angina de pecho y los ataques cardíacos. Pero el corazón no nos «ataca». Somos nosotros los que nos enredamos hasta tal punto en los dramas que nos creamos, que con frecuencia dejamos de prestar atención a las pequeñas alegrías que nos rodean. 

Nos pasamos años expulsando del corazón todo el júbilo, hasta que literalmente, el dolor lo destroza. La gente que sufre ataques cardíacos nunca es gente alegre. Si no se toma el tiempo de apreciar los placeres de la vida, lo que hace es prepararse un «ataque al corazón». Corazón de oro, corazón de piedra, corazón abierto, sin corazón, todo corazón… ¿Cuál de estas expresiones es la que cree que se ajusta más a ti?

El cuerpo

Con Amor escucho los mensajes de mi cuerpo. Estoy convencido de que nosotros mismos creamos todo lo que llamamos «enfermedad». El cuerpo, como todo en la vida, es un espejo de nuestras ideas y creencias. El cuerpo está siempre hablándonos; sólo hace falta que nos molestemos en escucharlo. Cada célula de tu cuerpo responde a cada una de las cosas que piensas y a cada palabra que dices. Cuando un modo de hablar y de pensar se hace continuo, termina expresándose en comportamientos y posturas corporales, en formas de estar y de «mal estar». La persona que tiene continuamente un gesto ceñudo no se lo creó teniendo ideas alegres ni sentimientos de amor. 

La cara y el cuerpo de los ancianos muestran con toda claridad la forma en que han pensado durante toda una vida. ¿Qué cara tendrá usted a los ochenta años? Los oídos: Representan la capacidad de oír. Cuando hay problemas con los oídos, eso suele significar que a uno le está pasando algo de lo que no se quiere enterar. El dolor de oídos indica que lo que se oye provoca enfado. Se trata de un dolor común en los niños, que a menudo tienen que oír en casa cosas que realmente no quieren escuchar. Con frecuencia, las normas de la casa prohíben a los niños expresar su enojo, y su incapacidad para cambiar las cosas les provoca el dolor de oídos. La sordera representa una negativa, que puede venir de mucho tiempo atrás, a escuchar a alguien. Observen que cuando un miembro de una pareja es «duro de oído», generalmente el otro es charlatán.

Foto de Darius Bashar en Unsplash
Foto de Darius Bashar en Unsplash

La cabeza nos representa

Es lo que mostramos al mundo, la parte de nuestro cuerpo por la cual generalmente nos reconocen. Cuando algo anda mal en la región de la cabeza, suele significar que sentimos que algo anda mal en «nosotros». El pelo representa la fuerza. Cuando estamos tensos y asustados, es frecuente que nos fabriquemos estas “bandas de acero” que se originan en los músculos de los hombros y desde allí suben a lo alto de la cabeza; a veces incluso rodean los ojos. El pelo crece desde los folículos pilosos, y cuando hay mucha tensión en el cuero cabelludo, puede estar sometido a una presión tal que no le deja respirar, provocando así su muerte y su caída. 

Si la tensión se mantiene y el cuero cabelludo no se relaja, el folículo sigue estando tan tenso que el pelo nuevo no puede salir y el resultado es la calvicie. En las mujeres, la calvicie ha ido en aumento desde que empezaron a entrar en el «mundo de los negocios», con todas sus tensiones y frustraciones, aunque no se hace tan evidente en ellas porque las pelucas para mujeres son sumamente naturales y atractivas. 

Lamentablemente, los postizos masculinos todavía son demasiado visibles desde bastante lejos. Estar tenso no es ser fuerte. La tensión es debilidad. Estar relajado, centrado y sereno, eso es ser realmente fuerte. Sería bueno que todos relajásemos más el cuerpo, y muchos necesitamos también relajar el cuero cabelludo. Inténtelo. Dígale a su cuero cabelludo que se relaje, y observe si hay alguna diferencia. Si tiene una sensación perceptible de relajación, yo le diría que practique con frecuencia este ejercicio.

Foto de Egor Vikhrev en Unsplash
Foto de Egor Vikhrev en Unsplash

Ojos: Los ojos representan la capacidad de ver

Cuando tenemos problemas con ellos eso significa, generalmente, que hay algo que no queremos ver, ya sea en nosotros o en la vida, pasada, presente o futura. Siempre que veo niños pequeños que usan gafas, sé que en la casa está pasando algo que ellos no quieren mirar. Ya que no pueden cambiar la situación, encuentran la manera de no verla con tanta claridad. 

Muchas personas han tenido experiencias de curación impresionantes cuando se han mostrado dispuestas a retroceder en el pasado para hacer una «limpieza», y tirar aquello que no querían ver uno o dos años antes de que tuvieran que empezar a usar las gafas ¿No estará usted negando algo que sucede en su presente? ¿Qué es lo que no quiere enfrentar? ¿Tiene miedo de contemplar el presente o el futuro? Si pudiera ver con claridad, ¿qué vería que ahora no ve? ¿Puede ver lo que está haciéndose a sí mismo? Sería interesante considerar estas preguntas.

Foto de semen zhuravlev en Unsplash
Foto de semen zhuravlev en Unsplash

Articulaciones: Permiten la producción de movimientos con gracia y soltura.

Si tenemos las articulaciones agarrotadas e incapaces de moverse nos volvemos rígidos, nuestro medio de expresión se toma rígido e inflexible. A través de las articulaciones podemos expresarnos con facilidad y propiedad. Las articulaciones contienen tejido duro, tejido blando y líquidos, de modo que los problemas en la zona pueden afectar uno o más de estos tres aspectos. Una inflamación en las articulaciones revela, por tanto, una resistencia o irritación respecto al movimiento, tal vez un temor a lo que nos espera delante, o una dificultad en someternos a ello. 

Hay una falta de la energía que se desplaza por las articulaciones, lo que indica que estamos tomando energía de esa parte de nuestro cuerpo-mente. Esto dependerá de la zona del cuerpo afectada. Así, por ejemplo, las articulaciones del hombro, codos y muñecas nos permiten desplazar la energía desde el corazón hasta las manos, para que podamos expresar nuestros sentimientos afectivos. Estas articulaciones autorizan además la libre expresión de nuestra energía creativa y activa, nuestras aptitudes manipuladoras y ejecutivas. Una disfunción en cualquiera de esas articulaciones puede indicar un temor a expresar esa energía, una contrariedad o resistencia a ello.

Foto de Aiony Haust en Unsplash
Foto de Aiony Haust en Unsplash

Los dolores de cabeza

Provienen del hecho de desautorizarnos a nosotros mismos. La próxima vez que le duela la cabeza, deténgase a pensar cómo y cuándo ha sido injusto con usted mismo. Perdónese, no piense más en el asunto, y el dolor de cabeza volverá a disolverse en la nada de donde salió. Las migrañas o jaquecas se las crean las personas que quieren ser perfectas y que se imponen a sí mismas una presión excesiva. En ellas está en juego una intensa cólera reprimida.

Los problemas en los senos paranasales

Que se manifiestan en la cara, en la zona más próxima a la nariz, significan que a uno lo irrita alguien que es una presencia muy próxima en su vida. Hasta es posible que sienta que esa persona lo está sofocando o aplastando.

La espalda representa nuestro sistema de apoyo. Tener problemas con ella significa generalmente que no nos sentimos apoyados, ya que con demasiada frecuencia creemos que sólo encontramos apoyo en nuestro trabajo, en la familia o en nuestra pareja, cuando en realidad contamos con el apoyo total del Universo, de la Vida misma.

La parte superior de la espalda

Tiene que ver con la sensación de no tener apoyo emocional. «Mi marido (mujer, amante, amigo o jefe) no me entiende o no me apoya» La parte media se relaciona con la culpa, con todo eso que dejamos a nuestras espaldas. ¿Tienes miedo de ver lo que hay allí detrás, a tus espaldas? ¿Quizá te lo estás ocultando? ¿Te sientes apuñalado por la espalda? ¿Te encuentras realmente agotado? Tus finanzas, ¿están hechas un lío, o te preocupas excesivamente por ellas? Entonces, es probable que tengas molestias en la zona lumbar. La causa está en la falta de dinero o el temor de no tener lo suficiente. La cantidad que tengas no tiene nada que ver con eso.

Luis Blasco
Fuente: http://barcelonalternativa.es 




              



Artículo leído 227 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Domingo, 2 de Junio 2024 - 10:10 La alquimia, un camino abierto hacia la química

Martes, 21 de Mayo 2024 - 19:36 El misterioso poder del efecto placebo









Artículos

La alquimia, un camino abierto hacia la química

02/06/2024 - Luis Arribas Mercado

El misterioso poder del efecto placebo

21/05/2024 - Luis Arribas Mercado

La Curación por Imposición de las Manos

02/05/2024 - Luis Arribas Mercado

Bioenergía: Las claves de la vida

31/03/2024 - Luis Arribas Mercado

Descubrimientos de la neurocardiología

03/03/2024 - Maria Pinar Merino Martin

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets



Libros para descarga