cglobal

Vecinos... Los de antes



Luis Arribas Mercado

01/03/2021

Yo no soy de los que piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor, sin embargo, hay algunas cosas que no deberían haber desaparecido, como la relación entre vecinos, tal como la recuerdo de cuando yo era pequeño, allá por los años 50.



Imagen de Susanne Pälmer en Pixabay
Imagen de Susanne Pälmer en Pixabay
En aquella época los vecinos se conocían y se relacionaban, eran amigos que estaban dispuestos a echarte una mano cuando lo necesitabas, algo que en aquellos años era bastante frecuente, sobre todo en algunas zonas de España después de la Guerra Civil.
 
Los vecinos de entonces se juntaban en la puerta de la casa en las cálidas noches del verano y allí, «al fresco», se contaban sus inquietudes, sus problemas, sus alegrías y todo lo que pudiera ser interesante, menos hablar de política o religión, que eran temas tabúes en la época franquista. Los niños nos acostábamos tarde porque estábamos de vacaciones y teníamos permiso de nuestros padres para corretear por unas calles casi sin tráfico rodado. Y cuando llegaban las Navidades, los vecinos se reunían en la casa de alguno de ellos para tomarse una copita de anís o de coñac acompañada de un turrón, un mazapán o un polvorón.
 
Actualmente, es bastante difícil encontrar ese tipo de vecindario, sobre todo en las zonas y asentamientos urbanos de reciente construcción. La gente que vive en esas urbanizaciones suelen marcharse temprano a trabajar y vuelven por la noche, con tiempo solo para estar un rato con los hijos y luego irse a la cama porque al día siguiente tienen que madrugar.
 
Solo en el medio rural o en los barrios antiguos de las ciudades como Madrid, donde viven todavía personas mayores, es posible encontrar a ese tipo de vecinos pero, lógicamente, es algo que tiende a desaparecer, sobre todo en estos momentos, donde está muy mal visto que nos acerquemos los unos a los otros.
 
Yo, actualmente y desde hace ya muchos años, vivo en un pueblo de la sierra madrileña, donde es posible encontrarse frecuentemente con alguien conocido, con el cartero, con la farmacéutica, con el del taller de coches… y nos saludamos y nos preocupamos por su salud y por la familia, algo que no suele suceder en la gran ciudad o en los barrios nuevos llenos de gente que solo va a su casa a dormir, los llamados “ciudades dormitorio”. En la casa de al lado vive una familia con varios hijos que, con motivo de la gran nevada con la que nos obsequió la borrasca Filomena, se ofrecieron a ayudarnos a retirar la nieve de la puerta de casa o a traernos del supermercado del pueblo lo que necesitáramos, ya que las carreteras estaban cortadas por la nieve. Un gesto de los de antes, de agradecer y provocar una cadena de favores. La gente que iba paseando se ofrecía a ayudarte si lo necesitabas y eso me llevaba a recordar mis años de infancia y juventud.
En Madrid capital, las muestras de solidaridad de paisanos que disponían de vehículos “todo terreno” y que estaban dispuestos a llevar al hospital a quienes lo necesitaran, es otro ejemplo de buena vecindad o simplemente de buen corazón.
 
Los niños actualmente no juegan en la calle ya que, al decir de sus padres, es peligroso y no digo yo que no lo sea, sobre todo por la cantidad de coches que circulan, así que se limitan generalmente a jugar solos con la videoconsola o a ver la televisión, nada de jugar con los amiguetes al escondite, a pídola, a policías y ladrones, a las carreras ciclistas con chapas, al peón, a las tabas o a las canicas... Esos eran juegos baratos y ya no interesan, aunque te proporcionaban muchos estímulos sanos y fortalecían la amistad entre los chicos del barrio, amistad que en muchos casos perdura a través de los años.
 
Esto no es un alegato nostálgico, es traer a colación la pérdida de las relaciones entre personas que tienen un ámbito común y, posiblemente también, problemas comunes que quizás una buena relación podría ayudar a solucionar.
 
Así que yo propongo abrir las puertas de casa e invitar a los vecinos a tomar una cerveza en nuestra compañía “tomando el fresco” en las calurosas noches de verano o en festividades como las Navidades, que son una oportunidad fantástica para ello.




              



Artículo leído 114 veces


Comenta este artículo

1.Publicado por Santiago Melgar el 06/03/2021 17:14
Querido Luis
Después de muchos años de no encontrarnos, a pesar de ir escondidos los dos detrás de nuestras mascarillas, nos hemos reconocido y aunque no nos hayamos tratado mas que en encuentros muy fugaces, siempre sentí esa calidez que transmite los vecinos ..Los de antes!!!, dentro de ti; por eso me permito empezar diciéndote querido Luis, porque siendo vecinos de pueblo, ambos valoramos ese trato cálido que se puede tener con vecinos que siempre estamos dispuestos a pasar un rato agradable en los encuentros que la vida nos regala....
Si algún día me necesitáis para lo que sea, aquí tenéis un vecino dispuesto a apoyar si fuera necesario. Me he alegrado mucho de encontrarte y agradezco que me dieras vuestra web, ya he disfrutado, nada mas entrar.
Gracias
Un abrazo!!!

2.Publicado por Maria Pinar Merino Martin el 23/03/2021 12:37
Gracias Santiago,
Fue un placer el reencuentro. También sabes que cuentas conmigo y con María para lo que necesites. Estamos muy cerca y no me refiero solo a la distancia física. Un abrazo "palmero". Luis Arribas Mercado.

Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 15 de Abril 2021 - 20:24 La soledad del corredor de fondo

Jueves, 8 de Abril 2021 - 11:01 Amor a la vida









Artículos

La soledad del corredor de fondo

15/04/2021 - Luis Arribas Mercado

Amor a la vida

08/04/2021 - Mercedes Onís Ocaña

No sucumbir a la actualidad

07/04/2021 - Koldo Aldai

Querida Madre Tierra

01/04/2021 - Koldo Aldai

Respetar la vida para salvar el futuro

24/03/2021 - Luis Arribas Mercado

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets
Conciencia Global : La soledad del corredor de fondo Dedicado a todos aquellos que sienten «la soledad del corredor de fondo»; a todos… https://t.co/8Qw4w1BGZe
Jueves, 15 de Abril - 20:51
Conciencia Global : ¿Nos movemos por necesidad o por motivación? Las personas podemos movernos hacia un objetivo impulsados por dos fue… https://t.co/bcHUcbPTnJ
Jueves, 15 de Abril - 20:21
Conciencia Global : Amor a la vida Hace algún tiempo un amigo a quien yo respeto mucho, inició una conversación interesante que me obli… https://t.co/LPDXXHb22S
Jueves, 8 de Abril - 11:03



Libros para descarga