cglobal

Objetivo: Conocerse uno mismo



Maria Pinar Merino Martin

30/03/2024

Conocerse a uno mismo es un objetivo importante y continuo en la vida de una persona. El primer paso siempre es pararse, respirar, mirar hacia dentro durante unos minutos, tomar lápiz y papel y empezar un proceso de auto-reflexión en el que es imprescindible responder algunas preguntas: ¿quién soy?, ¿cómo me veo, qué imagen tengo de mí?, ¿cómo me ven los demás?, ¿son espejos que me reflejan?, ¿cuáles son mis necesidades?, ¿cuáles son mis creencias fundamentales?, ¿cuáles son mis objetivos, mis metas en la vida? ¿estoy viviendo lo que quiero vivir? Si no es así ¿hay algo que podría cambiar?...



Foto de Caroline Veronez en Unsplash
Foto de Caroline Veronez en Unsplash
Tomarnos tiempo regularmente para reflexionar sobre nuestros pensamientos, sentimientos, creencias y acciones es una práctica saludable, podamos hacerlo escribiendo un diario personal, o en meditación, o simplemente buscar algún momento tranquilo para pensar en nosotros mismos. 

Prestar atención a nuestras emociones, reconocerlas, comprenderlas, identificar lo que sentimos en diferentes situaciones y observar cómo esas emociones afectan a nuestro comportamiento. 

Identificar nuestras fortalezas y debilidades. Saber qué recursos y habilidades tenemos, cuáles son nuestros talentos y también en qué áreas podemos mejorar es fundamental para poder gestionar mejor nuestra vida personal y profesional.  

Abrirnos para pedir retroalimentación a las personas con las que convivimos y nos relacionamos, escuchar cómo nos perciben y observar la imagen que nos devuelven puede proporcionarnos una mayor objetividad y una perspectiva que quizás no habíamos considerado.  

Tener clara cuál es nuestra escala de valores, nuestras creencias personales, los valores y principios por los que nos regimos… identificar de donde provienen, si están “actualizados” a nuestro momento presente, apreciar cómo influye todo ese bagaje en nuestras decisiones y acciones.

Estar dispuesto a desafiar los propios límites, abandonando la zona de confort para enfrentar nuevos retos que nos permitirán desarrollar potencialidades inexploradas, abriéndonos a nuevas formas de expresión que manifiesten en el exterior quienes somos y lo que nos importa. 

En todo este proceso es fundamental una actitud abierta para reconocer nuestros errores o imperfecciones y lo que hemos de cambiar para mejorar en el futuro, pero también para apreciar el aprendizaje acumulado en las experiencias pasadas, para reconocer que estamos en el mejor momento para responder a las situaciones que la vida nos presenta, para valorar lo vivido y actualizarnos a nuestra mejor versión. 

El autoconocimiento es un proceso continuo y que lleva tiempo y esfuerzo. Nos ayudará en el proceso ser pacientes con nosotros mismos y mantener un enfoque abierto y una actitud de curiosidad mientras exploramos quiénes somos realmente.

Foto de Milada Vigerova en Unsplash
Foto de Milada Vigerova en Unsplash

Nuestras personalidades externa e interna

La personalidad externa la identificamos con la psique: Reúne la suma de actos externos, la actuación y la forma de pensar de un individuo. Está impresa en las neuronas y es el resultado de la influencia del medio en que se desenvuelve, obedece frecuentemente a impulsos de estímulo-respuesta, a hábitos heredados de nuestros antepasados, incluso de la memoria genética.   

Se ha ido gestando a lo largo de la vida por vivencias pasadas conscientes, pero también algunas de carácter subliminal, por los hábitos personales, por las influencias familiares, ambientales, educativas, sociales, afectivas, etc… que en ocasiones hacen brotar diferentes “yoes” o sub-personalidades.

La personalidad interna o yo interior sería la suma de las experiencias profundas asumidas e integradas a lo largo de la trayectoria espiritual del Ser en las sucesivas encarnaciones. 

Nuestro comportamiento consciente se estima en un 10%, mientras nuestro comportamiento inconsciente representaría un 90%. Antiguamente la psicología trabajaba sobre el 10% y ahora se centra más en el 90%. Y ahí es fundamental tener en cuenta el conocimiento que nos aportan las interrelaciones personales, realizar una buena labor de espejo, aceptar el feedback y la retroalimentación que los que nos rodean nos proporcionan.

Una mayor consciencia y autoconocimiento está relacionada con hacer aflorar la personalidad interna y eso se hace mirando hacia adentro, revisando creencias y límites, recuperando la inocencia, las palabras, los gestos… Se trataría de vivir en el exterior lo que se despierta en nuestro interior, eso proporciona plenitud y salud. 

Tal vez sería bueno unificar las dos tendencias para conocerse a uno mismo. Oriente plantea ser “observador” de uno mismo (mirar pensamientos, emociones, etc.) Occidente mirar el comportamiento (descubrir motivaciones, automatismos, hábitos innatos y adquiridos... Escala de valores y prioridades en la vida. Una buena práctica sería observarnos durante un día como si fuéramos un espectador, sin juzgar, como un testigo y notario de lo que sucede. 

Todo lo que hacemos habla de nosotros: Lo que decimos (7-10%), el tono (38-40%), lo que hacemos (50-55%). De tal manera que estamos constantemente contándonos a nosotros mismos a través del modo de hacer las cosas, de cómo nos manifestamos, como nos vestimos, como hablamos, miramos o nos movemos, lo que nos proponemos conscientemente pero también lo que surge inconscientemente. 

El desconocimiento de la personalidad externa provoca: inseguridad, miedo, agresividad, agarrarse a lo material, falta de autoestima. El conocimiento de la personalidad externa proporciona: aceptación de uno mismo, de las limitaciones, reconocimiento de las capacidades, ubicación en la vida.

En resumen, el autoconocimiento es una herramienta poderosa que puede enriquecer nuestra vida en múltiples niveles, desde la toma de decisiones hasta el bienestar emocional y la realización personal.




              



Artículo leído 397 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 12 de Abril 2024 - 19:39 Cambiar la mirada

Sábado, 23 de Marzo 2024 - 16:54 El cerebro y las emociones









Artículos

Cambiar la mirada

12/04/2024 - Maria Pinar Merino Martin

Objetivo: Conocerse uno mismo

30/03/2024 - Maria Pinar Merino Martin

El cerebro y las emociones

23/03/2024 - Maria Pinar Merino Martin

¿Existen los fantasmas?

11/03/2024 - Luis Arribas Mercado

Dejar salir lo viejo para que llegue lo nuevo

10/03/2024 - Maria Pinar Merino Martin

Como se crea nuestra biografía

23/02/2024 - Maria Pinar Merino Martin

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets



Libros para descarga