cglobal

La intuición y las estructuras cerebrales



Luis Arribas Mercado

02/11/2023

A lo largo de la historia del ser humano, han sido muchas las referencias relativas a la capacidad que algunas personas manifestaban de intuir acontecimientos o situaciones antes de que sucedieran. A estas personas se les ha llamado de muchas maneras: brujos, hechiceros, magos, pitonisas…



Imagen creada por IA
Imagen creada por IA
Podemos decir que la intuición es la capacidad de comprender o percibir algo de forma inmediata, sin necesidad de razonar o analizar. Es un proceso mental que implica tanto aspectos cognitivos como emocionales y que se basa, por una parte, en la experiencia previa, el conocimiento implícito y las señales ambientales y, por otra, en procesos biológicos naturales inherentes al funcionamiento cerebral de todos los seres humanos. La intuición puede ayudarnos a tomar decisiones rápidas y eficaces, especialmente en situaciones complejas o inciertas.

¿Cómo se manifiesta la intuición?

Se ha llegado a la conclusión después de multitud de experiencias de que la intuición se manifiesta fundamentalmente a través de tres maneras: visual, auditiva y kinestésicamente. Esto significa que la intuición puede hacerse presente con visualizaciones reales o simbólicas de acontecimientos presentes, pasados o futuros. Otra forma de manifestación de la intuición es la auditiva, que consiste en “oír” interiormente una voz que informa sobre hechos que se relacionan con la persona que la está percibiendo, de la misma manera que en el proceso visual. Por último, la intuición también se puede manifestar con percepciones físicas que tratan de hacer llegar a quien las experimenta una información que puede serle de suma utilidad para él o para alguien de su entorno. La intuición puede hacerse presente por cualquiera de las tres formas, por dos de ellas e incluso por las tres simultáneamente.
 
Pero ¿qué partes del cerebro intervienen en la intuición? Aunque la ciencia no acepta que haya una respuesta definitiva, al ser la intuición un fenómeno que no se produce de forma voluntaria y, por lo tanto, no reproducible a voluntad, algunos estudios han sugerido que el hipotálamo, las glándulas pineal y pituitaria, el cerebelo y los tubérculos cuadrigéminos podrían estar implicados en este fenómeno.

Qué funciones realizan esos órganos cerebrales

El cerebro humano es el órgano responsable de procesar la información sensorial, generar el pensamiento, la memoria, la emoción, el lenguaje y la conciencia. Es el centro de control de todo el sistema nervioso y el órgano más complejo y misterioso del cuerpo humano. El cerebro humano tiene alrededor de 86 mil millones de neuronas que se comunican entre sí mediante impulsos eléctricos y químicos. Estas neuronas forman redes que se activan cuando realizamos diferentes tareas cognitivas o emocionales.
 
La ciencia ha estudiado el funcionamiento y estructura del sistema encefálico tratando de conocer cuáles son los mecanismos que utiliza para generar toda una serie de reacciones neuronales que van dirigidas al mantenimiento coherente de los órganos y sistemas del cuerpo. No obstante, independientemente del funcionamiento orgánico, está el propio funcionamiento mental relacionado con nuestro mundo emocional, así como el que se conoce como “percepciones extrasensoriales” y del que la ciencia desconoce su mecanismo por pertenecer éste al mundo de la física cuántica. La intuición forma parte de esas manifestaciones mentales tan poco conocidas, por el momento, para la ciencia mecanicista.
 
El hipotálamo es una estructura situada debajo del tálamo que forma parte del diencéfalo. El hipotálamo regula funciones vitales como la temperatura corporal, el hambre, la sed, el sueño y el ciclo circadiano. También controla la secreción de hormonas a través de la hipófisis o glándula pituitaria. El hipotálamo podría estar relacionado con la intuición al recibir información sensorial del entorno y enviarla al sistema límbico, donde se procesan las emociones. Así, el hipotálamo podría facilitar la conexión entre los datos objetivos y las sensaciones subjetivas que influyen en nuestra intuición.
 
La glándula pineal o epífisis es una pequeña estructura en forma de cono o piña que se proyecta desde la pared posterior del tercer ventrículo. La glándula pineal produce melatonina, una hormona que regula los ritmos biológicos y el ciclo sueño-vigilia. Debido a su capacidad de responder a la luz gracias a que en su interior tiene unos bastoncillos similares a los que se encuentran en el ojo, la glándula pineal es históricamente conocida como el “tercer ojo”. Algunas teorías espirituales le atribuyen a esta glándula un papel en la percepción extrasensorial, la clarividencia y la intuición.
 
La glándula pituitaria o hipófisis es un órgano neuroendocrino que se encuentra en la base del cráneo, debajo del hipotálamo. La glándula pituitaria secreta diversas hormonas que regulan el crecimiento, el metabolismo, la reproducción y el estrés. Esta glándula podría tener una función importante en la intuición al recibir señales del hipotálamo y liberar hormonas que modulan nuestro estado de ánimo, nuestra motivación y nuestra memoria. Estas hormonas podrían influir en nuestra confianza, nuestra creatividad y nuestra capacidad de resolver problemas.
 
El cerebelo es una estructura situada en la parte posterior e inferior del cerebro, que forma parte del tronco encefálico. El cerebelo se encarga de coordinar los movimientos voluntarios, el equilibrio y la postura. El cerebelo también podría participar en la intuición al integrar información sensorial y motora (kinestesia), y generar respuestas automáticas e inconscientes. El cerebelo podría contribuir a nuestra intuición al permitirnos actuar de forma rápida e intuitiva ante situaciones que requieren habilidad o destreza. El cerebelo, a diferencia de la estructura neuronal en red que forma parte del cerebro propiamente dicho, tiene su estructura neuronal en forma de haces paralelos, formando así un verdadero “código de barras” que contiene información de nuestro proceso biológico desde que fuimos engendrados hasta el momento presente.
 
Los tubérculos cuadrigéminos son unas estructuras del mesencéfalo, la parte superior del tronco del encéfalo, que se dividen en dos pares: los superiores y los inferiores. Los tubérculos cuadrigéminos superiores están relacionados con la visión y la orientación de los ojos hacia los estímulos visuales, mientras que los inferiores están involucrados en la audición y las reacciones involuntarias ante los sonidos.
 
La relación entre los tubérculos cuadrigéminos y la intuición es un tema que no tiene una respuesta clara ni definitiva, ya que la intuición es un proceso mental complejo que implica varias áreas del cerebro. Sin embargo, se podría especular que los tubérculos cuadrigéminos podrían tener alguna función en la intuición al estar involucrados en los reflejos visuales y auditivos, que son formas de percepción sensorial y que, como dijimos anteriormente, forman parte de las manifestaciones intuitivas.
 
La intuición podría depender, en parte, de nuestra capacidad de procesar y sintetizar la información sensorial que recibimos del entorno, y de generar respuestas adecuadas a cada situación. Los tubérculos cuadrigéminos podrían facilitar este proceso al integrar las señales visuales y auditivas, y enviarlas a otras áreas del cerebro que intervienen en la cognición, la emoción y la acción, como la amígdala y las glándulas pineal y pituitaria. Así, los tubérculos cuadrigéminos podrían contribuir a nuestra intuición al permitirnos captar rápidamente los detalles relevantes de nuestro entorno, y actuar de forma eficaz y adaptativa.
 
En conclusión, la telepatía es la capacidad de comunicarse mentalmente con otra persona sin usar el lenguaje verbal o corporal. Es un tema que ha fascinado a la ciencia ficción, la parapsicología y la filosofía durante siglos. La telepatía plantea cuestiones éticas y morales sobre la privacidad, el consentimiento y la responsabilidad de los pensamientos. También abre la posibilidad de explorar nuevas formas de relación, expresión y comprensión entre los seres humanos.




              



Artículo leído 698 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Domingo, 16 de Junio 2024 - 18:54 Las curaciones espontáneas: ¿milagro o misterio?

Domingo, 2 de Junio 2024 - 10:10 La alquimia, un camino abierto hacia la química









Artículos

Las curaciones espontáneas: ¿milagro o misterio?

16/06/2024 - Luis Arribas Mercado

La alquimia, un camino abierto hacia la química

02/06/2024 - Luis Arribas Mercado

El misterioso poder del efecto placebo

21/05/2024 - Luis Arribas Mercado

La Curación por Imposición de las Manos

02/05/2024 - Luis Arribas Mercado

Bioenergía: Las claves de la vida

31/03/2024 - Luis Arribas Mercado

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets



Libros para descarga