cglobal

La fuerza inconsciente de las palabras



Dr. Jesús Moreno Ramos

25/07/2019

Queremos mostrar de forma sencilla, pero cotidiana y real, la manera inconsciente con que empleamos expresiones, palabras…, que son “más que palabras” porque desde lo más profundo de nuestro subconsciente, desde los ignorados patrones mentales (que todos tenemos, pero no todos con el mismo grado de consciencia), están condicionando nuestros propios pensamientos, expresiones, actitudes, prejuicios y acciones (omisiones también).



Imagen de Godsgirl_madi en Pixabay
Imagen de Godsgirl_madi en Pixabay
Y es que recordemos que todas nuestras percepciones son filtradas por la mente y en última instancia por el lenguaje verbal, por nuestras experiencias previas, nuestras expectativas…, de manera que nada o casi nada es neutro. Lo que de una manera u otra manifestamos (verbal, no verbal, gestos, gustos, acciones y reacciones) viene dado por lo no manifiesto: los pensamientos, y éstos en buena medida codificados por el lenguaje de las palabras. Pero vayamos ya concretando un poco estas apreciaciones a partir de diversos ejemplos.
 
Cuando de manera oral o mental nos decimos “Tengo que planchar …, debo planchar” (por ejemplo, para mí), estamos marcando una tarea cargante o cuanto menos inoportuna y que, por tanto, rechazaría. Pero soy “víctima” de esa “obligación”. Es decir, pongo todo el poder fuera, me resisto y lo hago sin interés alguno. Por el contrario, aprendo a modificar ese patrón mental y diciéndome a mí mismo, “voy a planchar”, “quiero planchar”. No me estoy autoengañando, sino que estoy usando estratégicamente el lenguaje a mi favor. Yo soy el protagonista, no la víctima.
 
Veámoslo con otros ejemplos con que nos ilustra la PNL (Programación Neurolingüística). Si estoy acostumbrado a decir o a decirme “necesito …”, sucede algo parecido, yo me sitúo en el estado de precariedad, como si fuera un “mendigo” que extendiera mi mano para que alguien de “fuera” me socorriera. Sigo dependiendo de los demás, no me empodero. Voy a paliar este anclaje mental con otra expresión que muestre que el poder está en mí: “quiero…, voy…”. El contexto, las circunstancias modularán el uso o no de estas expresiones. Pero si de manera inconsciente somos propensos a usarlas nos estamos haciendo más débiles.

La “carga” de algunas palabras

Photo by Jeremy Beck on Unsplash
Photo by Jeremy Beck on Unsplash
Por otra parte, existen también otras palabras con un enorme peso, es por ejemplo la palabra “PROBLEMA”. Es grande la sensación de carga que le añadimos a la situación. Sustituyámosla (al menos mentalmente) por “reto, desafío, enseñanza”. La actitud que generamos será muy distinta. Me enfrento a esa incómoda situación, pero de ello extraeré aprendizajes, experiencias… Incluso puede que conozca a alguna persona valiosa. Recuerdo en este punto a un antiguo amigo que tuvo un accidente de moto y tuvo que estar cerca de un mes hospitalizado. Si no ha habido cambios la enfermera que lo atendió acabó siendo su esposa y madre de sus dos hijos. Es aquello de la botella medio vacía o medio llena. De esta manera estarás más dichoso y dejas de condenar “tu mala suerte”.
 
En este sentido, también deberíamos ser más restrictivos con la conjunción “PERO”, pues resta mucha energía a todo lo que hayamos dicho antes. Cuando oímos que nos dicen un “pero” … malo, como si todo lo anterior apenas tuviera valor, como si ahora viniera lo importante. Sabiendo esto, sustituyámosla en ocasiones por un “Y”. Por ejemplo, “de acuerdo, sales con Ana y Marcos esta noche, y no vengas más tarde de la una” (indicación que daríamos a nuestro hijo o hija adolescente, por ejemplo). Así “suena”, menos restrictiva la comunicación.
 
Por último, reflexionemos un momento cuán perniciosas son las siguientes expresiones en educación (dentro y fuera del ámbito escolar), y cómo su influencia queda casi permanentemente cuando alguien es objeto de ellas y máxime si provienen reiteradamente de algún adulto relevante (madre, padre, familiar, docente, entrenador…):
 
“Eres un desordenado”, promovemos el desorden.
“Siempre estás fastidiando”, fastidiarás aún más.
“Debes aprender de tu hermano / prima”, rechazo o celos al hermano o a la prima.
“Estoy harto de ti”, incentivamos el desamor.
“Me matas a disgustos”, más desamor y temor.
“Eres un mentiroso”, se reafirmará más en la mentira.
“Cada día te portas peor”, se reafirmará en esa actitud, es lo que sabe hacer muy bien.
 
Y así un largo etcétera de manera que cuando ese niño o ese adolescente llegue a la edad adulta portará una pesada “mochila” con tales frustraciones. Y cuando la vida le ponga ante una de esas afirmaciones cargantes resultará que aflorarán e incluso no sabrá por qué, o bien pensará “ya me lo decía mi padre / madre”.
 
¿Y cómo se podrían reformular esos reproches con expresiones que no dañen a la persona, que no le hagan sentirse una y otra vez mal cuando son pequeños? Por ejemplo, algunas alternativas lingüísticas llegado el caso: “sabes cuánto me gusta que ordenes la habitación” o “el domingo pasado dejaste genial la habitación”. Así evitamos repetir “eres un desordenado” / “ordena la habitación (además de que ya le “resbala”).
 
Por último, con todo lo que hemos dicho dejamos abierta la puerta a la reflexión y a la imaginación para buscar alternativas más educativas.

Jesús Moreno Ramos
Dr. en Pedagogía




              



Artículo leído 764 veces


Comenta este artículo

1.Publicado por Francisco el 29/07/2019 23:47
La fuerza de las palabras cambia la vida de las personas.
Reflexionemos sobre el uso que de ellas hacemos.

2.Publicado por Maria Pinar Merino Martin el 20/09/2019 11:44
Hola Francisco,
Gracias por tu comentario
Tienes razón. Las palabras conforman nuestras estructuras de pensamiento y por lo tanto nuestras acciones y comportamientos.
La carga energética que ponemos en las palabras (la intención que nos guía) llega de forma inequívoca a nuestros interlocutores.
Pensar bien y decir bien (bien-decir=bendecir)
María

Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 12 de Diciembre 2019 - 11:54 Ser fiel a uno mismo









Artículos

Ser fiel a uno mismo

12/12/2019 - Maria Pinar Merino Martin

La evolución humana y sus realidades complejas - PARTE III

12/12/2019 - Jesús Acevedo Alemán y Rosalinda Beatriz Gallegos Sánchez

La evolución humana y sus realidades complejas - PARTE II

04/12/2019 - Jesús Acevedo Alemán y Rosalinda Beatriz Gallegos Sánchez

Entre la culpa y el miedo

03/12/2019 - Maria Pinar Merino Martin

La evolución humana y sus realidades complejas - PARTE I

28/11/2019 - Jesús Acevedo Alemán y Rosalinda Beatriz Gallegos Sánchez

La amistad

28/11/2019 - Maria Pinar Merino Martin

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets
Conciencia Global : Ser fiel a uno mismo La fidelidad a uno mismo es un reto constante en nuestros días. El tipo de vida que llevamos l… https://t.co/cdBXVX3mCq
Jueves, 12 de Diciembre - 12:11
Conciencia Global : La evolución humana y sus realidades complejas - PARTE III Ahora bien, dichas premisas nos llevan a plantear que es… https://t.co/FyjntubIK7
Jueves, 12 de Diciembre - 11:46
Conciencia Global : El verdadero poder En los tiempos que vivimos hay tanto que criticar, tanto de lo que quejarse, tanto que enjuiciar… https://t.co/eOpBIzf3hY
Miércoles, 11 de Diciembre - 17:01



Libros para descarga
CYO 39.pdf
1.74 Mb
CYO 36.pdf
1.74 Mb
CYO 35.pdf
1.64 Mb
CYO 34.pdf
2.52 Mb
CYO 25.pdf
1.25 Mb
CYO 24.pdf
1 Mb
CYO 23.pdf
1.41 Mb
CYO 22.pdf
820.76 Kb
CYO 21.pdf
1.3 Mb
CYO 20.pdf
643.17 Kb
CYO 19.pdf
1.34 Mb
CYO 18.pdf
1.07 Mb
CYO 17.pdf
1.44 Mb
CYO 16.pdf
4.4 Mb
CYO 15.pdf
3.09 Mb
CYO 14.pdf
2.58 Mb
CYO 13.pdf
2.29 Mb
CYO 12.pdf
2.28 Mb