cglobal

El AMOR con mayúsculas



Julián García Camacho

23/10/2019

“Yo soy la luz del mundo…” Cuando Jesús, el Cristo, decía a los que le escuchaban que la fe mueve montañas, que ellos eran capaces de hacer los mismos prodigios que él y cosas por el estilo, creían que se trataba de metáforas, de parábolas, de figuras literarias para darles a entender que debían creer lo que les decía. Pero no era así. Cuando Jesucristo decía estas cosas, las decía en sentido literal, porque la mayor fuerza del Universo es el Amor. Hay quien le llama “el pegamento de la vida”, pero en realidad es el pegamento del Universo entero.



Somos unidades de conciencia en evolución

Photo by Everton Vila on Unsplash
Photo by Everton Vila on Unsplash
Estamos acostumbrados a llamar también “amor” a lo que sentimos por nuestra pareja, por nuestros hijos o por nuestros padres. Pero ese amor, con minúsculas, exige algo a cambio, reclama comportamientos y actitudes de los otros. Y si no los recibimos, sentimos decepción, enfado e incluso odio. El Amor al que se refería Jesús es una energía que nace del corazón de los seres humanos y que se irradia en la dirección que cada cual decide. Cuando Cristo dice que amemos a nuestros enemigos “nadie” le hace caso, porque entendemos que se trata de ese amor con minúsculas y, ¡claro está!, así no podemos amar a quienes nos hacen daño o nos desprecian. Con el otro sí. El ejercicio consiste en experimentar amor por cualquiera, por los desconocidos que nos cruzamos en la calle y que, seguramente, no volveremos a ver jamás. Es un buen entrenamiento. Si practicas lo suficiente podrás sentir lo mismo incluso por quien, desde tu punto de vista, te ha hecho daño; porque, en realidad, nadie ni nada, salvo tú mismo, puede hacerte daño.
 
Jesús y otros maestros –Dios envía uno de vez en cuando, pero solemos matarlos a todos, porque nos dicen cosas demasiado hermosas y creemos que nos están engañando- enseñan que no podemos morir, que solo muere el “personaje” interpretado en cada vida terrenal. Y, a menudo, hacemos como que lo creemos, hasta que uno de esos personajes resulta ser alguien muy cercano y muy querido. Entonces ya no vale. Entonces las palabras del sacerdote durante el oficio religioso de despedida nos parecen vanas; mero intento baldío de consuelo. Nos dice que nuestro familiar, nuestro ser querido, sigue vivo. ¡Anda ya!, pensamos. Sería muy bonito, pero no me lo puedo creer porque tengo al lado su cadáver…
 
Eso es. Ahí está la clave: tienes al lado su cadáver, es decir, su “cuerpo muerto”. Y piensas que tu ser querido solo era eso: un cuerpo que ya no tiene vida. Pero los seres humanos somos mucho más: somos la manifestación consciente del Creador. Somos el espejo en el que puede reconocerse. Somos “unidades de conciencia en evolución”.

Seres espirituales viviendo una experiencia humana

¿Para qué creéis que sirve la vida de Jesús en nuestra era? Para lo mismo que sirvió la de Mitra, Osiris y tantos otros maestros en las suyas respectivas: para que entendamos el sentido de esta vida y la verdadera esencia de la que estamos hechos. La historia es siempre la misma, porque la verdad también es siempre la misma: Este mundo es una experiencia necesaria que deseamos vivir voluntariamente, como Jesús decidió vivirla. En él aprendemos viviendo, experimentando las dos caras de todas las monedas de la vida.
 
Nadie puede entender la luz sin conocer las tinieblas, la sabiduría sin la necedad, ni la bondad sin su contrario. Para saber lo que realmente somos, hemos de vivir lo que no somos. Y no somos seres materiales con inquietudes o creencias espirituales, sino seres espirituales, seres de energía, si quieres, con experiencias materiales. Al fin y al cabo, la teoría de la relatividad de Einstein y la física cuántica llegan también mucho más acá de las estrellas: materia y energía no se diferencian sino en su frecuencia vibratoria.
 
Estamos hechos de la misma energía que construye el Universo: somos luz (fotones) y el “pegamento” que los mantiene organizados, circulando en las direcciones correctas, es esa otra energía extraña que intuimos, que a veces creemos sentir y que, casi sin darnos cuenta, somos capaces de irradiar: el Amor.

Julián García Camacho
Psicólogo clínico




              

Tags : amor, psicología


Artículo leído 150 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 12 de Noviembre 2019 - 16:39 Mapas y territorios

Miércoles, 16 de Octubre 2019 - 18:35 La sabiduría profunda de las palabras









Artículos

Mapas y territorios

12/11/2019 - Maria Pinar Merino Martin

El AMOR con mayúsculas

23/10/2019 - Julián García Camacho

La sabiduría profunda de las palabras

16/10/2019 - Jesús Moreno Ramos

La Consciencia y la Conciencia

06/10/2019 - Maria Pinar Merino Martin

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets
Conciencia Global : Mapas y territorios Cuando me planteé este artículo, quería seguir compartiendo mis procesos de descubrimiento con… https://t.co/w3c2wmUMlq
Miércoles, 13 de Noviembre - 16:39
Conciencia Global : Homeopatía: «Los semejantes curan a los semejantes» «La homeopatía fue una de las primeras disciplinas médicas holí… https://t.co/w2YbZSiidw
Martes, 12 de Noviembre - 16:39
Conciencia Global : Madroño: El famoso desconocido En la región madrileña existe un árbol o arbusto que cuenta con mucha presencia en p… https://t.co/RrhpDziZMr
Miércoles, 6 de Noviembre - 14:38



Libros para descarga
CYO 39.pdf
1.74 Mb
CYO 36.pdf
1.74 Mb
CYO 35.pdf
1.64 Mb
CYO 34.pdf
2.52 Mb
CYO 25.pdf
1.25 Mb
CYO 24.pdf
1 Mb
CYO 23.pdf
1.41 Mb
CYO 22.pdf
820.76 Kb
CYO 21.pdf
1.3 Mb
CYO 20.pdf
643.17 Kb
CYO 19.pdf
1.34 Mb
CYO 18.pdf
1.07 Mb
CYO 17.pdf
1.44 Mb
CYO 16.pdf
4.4 Mb
CYO 15.pdf
3.09 Mb
CYO 14.pdf
2.58 Mb
CYO 13.pdf
2.29 Mb
CYO 12.pdf
2.28 Mb