cglobal

Soltar el pasado



Maria Pinar Merino Martin

13/05/2020

Existen dos tipos de sufrimiento: el sufrimiento primario que es inevitable y se produce cuando tenemos alguna pérdida, hay alguna circunstancia que nos causa dolor o nos sentimos heridos por algo. Y después está el sufrimiento secundario que son los pensamientos, sentimientos, emociones y recuerdos que generamos después y que están asociados al dolor y al hecho que nos causó daño o heridas. Es fundamental ser capaz de identificar estos dos procesos para poder reducir el sufrimiento secundario aprendiendo a gestionar nuestros pensamientos y emociones acerca de la experiencia vivida y que forma parte del pasado.

María Pinar Merino



Photo by Roman Kraft on Unsplash
Photo by Roman Kraft on Unsplash
«Imaginaos que el camino que tenemos que transitar está muy embarrado y no vemos la forma de salir del atolladero. Unos intentarán pasar de puntillas para no mancharse mucho, otros pisarán fuerte como si quisieran demostrar que no tienen miedo, otros avanzarán en zigzag tratando de evitar los charcos, otros irán charlando sin darse cuenta del estado del camino, algunos se negarán a pasar por el barrizal, otros, en cambio, se quitarán los zapatos, se arremangarán el pantalón y se meterán en el barro; otros tomarán carrerilla para cruzarlo cuanto antes y otros se irán por el borde, dando un rodeo tratando de no pisarlo, aunque se pinchen con las zarzas».
 
Estos son solo algunos ejemplos gráficos que se pueden corresponder con las distintas reacciones que podemos tomar ante una dificultad, ante un reto a superar, ante un problema que resolver… A veces, reaccionamos de una determinada manera, pero después la “mente obsesiva” comienza a rumiar una y otra vez el recuerdo y continúa “alimentando” el problema de tal manera que la herida no puede cerrarse, porque ya no hay forma de dar una respuesta pues se trata de algo que pasó y, por lo tanto, no podemos actuar sobre ello.
 
Ocurre igual cuando nos sentimos heridos, cuando tenemos alguna pérdida sea del tipo que sea, cuando algo nos duele, cuando tenemos un disgusto. El hecho se ha producido y es inevitable sufrir, ahí estaríamos hablando del sufrimiento primario y daremos la mejor respuesta que seamos capaces en ese momento. Pero hay veces que después, nuestra mente racional actúa como un bucle y vuelve a traernos el recuerdo una y otra vez actualizando el daño, reavivándolo… El problema es que resulta difícil salir de esa situación porque el problema no está en el presente y, por lo tanto, no podemos interactuar con la situación. Sin embargo, la mente se mantiene enredada en ese círculo vicioso, a veces durante semanas, meses o años.
 
Ese sufrimiento secundario nos hace responder desde el rencor, el resentimiento, la rabia, la frustración, el deseo de venganza, la búsqueda de una compensación o resarcimiento… ante cualquier situación o persona que nos provoque un colorido emocional similar.

El Camino embarrado

Photo by Mishaal Zahed on Unsplash
Photo by Mishaal Zahed on Unsplash
Hace unos días, casualmente, trabajando un tema de coaching, me tropecé con un antiguo relato zen que curiosamente se llamaba así: el camino embarrado. El cuento decía así:
 
«Tanzan y Ekido eran dos monjes que iban un día de regreso hacia su monasterio cuando se encontraron con un camino embarrado. Caía una fuerte lluvia. Al llegar a un recodo, se encontraron a una joven encantadora con kimono y faja de seda, que no podía atravesar el cauce y les pidió ayuda.
«Vamos, muchacha» -dijo Tanzan enseguida, y cargándola sobre sus hombros la pasó a la otra orilla.
Ekido no volvió a hablar hasta la noche, cuando llegaron a alojarse en un templo. Entonces no pudo contenerse más.
«Nosotros, los monjes, no debemos acercarnos a las mujeres» -le dijo a Tanzan-, especialmente a las jóvenes y bonitas. Es peligroso ¿Por qué hizo usted eso?».
«Yo dejé a la chica allá atrás -dijo Tanzan-. Usted todavía la está cargando».
 
Este cuento nos muestra que, a veces, nos cuesta ver la diferencia entre un problema real y uno mental. Un problema real es aquel que cualquier persona es capaz de reconocer, como puede ser una enfermedad terminal, o la dificultad para cruzar un camino embarrado o el cauce de un río, o de afrontar una situación de pérdida sea del tipo que sea.  El problema mental es el que la mayoría de las personas no considera un problema y, sin embargo, para aquél que lo tiene en su mente es muy difícil de superar.
    
Diferenciar entre lo que ven nuestros ojos y lo que nuestra mente quiere que veamos es importante para que no creemos problemas donde no los hay y para poder tomar acción sobre aquellos que necesitan nuestra atención. Esta no es más que una forma de simplificar nuestra vida y así poder ver las pequeñas o grandes alegrías que el día a día nos trae.
 
Tanzan, el primer monje, se encontró con un problema real y tomó una decisión para solucionarlo. Una vez que la muchacha estaba en la otra orilla el problema había desaparecido. Sin embargo, para el monje Ekido el problema se había mantenido activo a lo largo de todo el día, enredado en un juego mental, ocupando todos sus recursos y su atención en algo que ya no existía y, por tanto, nada podía hacer para eliminarlo.
 
Esta historia nos muestra claramente que la batalla siempre se desarrolla en la mente y ésta es muchas veces incapaz de soltar el pasado, de deshacerse de las viejas cargas de hechos dolorosos… y así va encadenando quejas, críticas, juicios, conflictos… que se convierten en murallas tras las que nos parapetamos y nos impiden relacionarnos adecuadamente con los demás.
 
«Los caminos siempre son interiores y las experiencias que vivimos en el exterior no son sino reflejos de lo que encontramos en el Camino Interior. Andar conscientemente es encontrar abierta la puerta de ese Camino Interior, porque la consciencia de quién es cada uno, conforma los más maravillosos paisajes». 

Ejercicio práctico

Te propongo un ejercicio que podríamos llamar: “Diario Emocional”.
Consiste en anotar cada día en un cuaderno un registro de aquellas situaciones que te han resultado difíciles, desagradables, dolorosas o estresantes.
Haces una tabla con tres columnas:
En la primera describes la situación, centrándote sólo en el hecho tal y como sucedió sin juzgar ni interpretar.
En la segunda columna, al lado, describes tus pensamientos acerca de la situación.
Y en la siguiente columna, la tercera, escribes tus emociones y tus sentimientos.
 
Es probable que te des cuenta de que a menudo tus emociones y sentimientos están asociadas a tus pensamientos acerca de la situación y no a la situación misma.




              



Artículo leído 590 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Sábado, 31 de Octubre 2020 - 16:43 Ejercicio de autoconciencia

Viernes, 23 de Octubre 2020 - 17:40 El contagio emocional









Artículos

Ejercicio de autoconciencia

31/10/2020 - Maria Pinar Merino Martin

El contagio emocional

23/10/2020 - Maria Pinar Merino Martin

Física cuántica: Somos seres de luz

15/10/2020 - Maria Pinar Merino Martin

El mito del mono nº5 - El paradigma de la distopía

08/10/2020 - Luis Arribas de la Rubia

El gran salto cuántico: Del gran hermano al gran humano

08/09/2020 - Luis Arribas de la Rubia

El camino del dolor

19/07/2020 - Maria Pinar Merino Martin

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets
Conciencia Global : Los pensamientos de Rumi Grandes frases y pensamientos de Rumi Si deseáis conocer un poco más acerca de este intere… https://t.co/8sPhEsFlRF
Jueves, 26 de Noviembre - 18:45
Conciencia Global : XII Congreso solidario Desarrollo Humano Querido/a amigo/a, Te invitamos a participar de todas las ponencias de los… https://t.co/3JDLtmeVEl
Jueves, 26 de Noviembre - 16:40
Conciencia Global : El verdadero poder de hoy: Estar centrado en sí mismo Para lograrlo hay que relacionarse con el afuera desde una co… https://t.co/ViaJQnjhT5
Viernes, 13 de Noviembre - 09:15



Libros para descarga