cglobal

El tren de la vida

Es un viaje lleno de desafíos, sueños, fantasías, esperas y despedidas... pero jamás regresos



Anónimo

12/05/2017



La vida no es más que un viaje por tren: repleto de embarques y desembarques, salpicado de accidentes, sorpresas agradables en algunos embarques, y profundas tristezas en otros.
 
Al nacer, nos subimos al tren y nos encontramos con algunas personas las cuales creemos que siempre estarán con nosotros en este viaje: nuestros padres.
 
Lamentablemente la verdad es otra. Ellos se bajarán en alguna estación dejándonos huérfanos de su cariño, amistad y su compañía irreemplazable.
 
No obstante esto no impide que se suban otras personas que serán muy especiales para nosotros.
 
Llegan nuestros hermanos, amigos y esos amores maravillosos.
 
De las personas que toman este tren, habrá también los que lo hagan como un simple paseo.
Otros que encontrarán solamente tristeza en el viaje…
 
Y habrá otros que, circulando por el tren, estarán siempre listos en ayudar a quien lo necesite.
Muchos al bajar, dejan una añoranza permanente…
 
Otros pasan tan desapercibidos que ni siquiera nos damos cuenta que desocuparon el asiento.
 
Es curioso constatar que algunos pasajeros, quienes nos son más queridos, se acomodan en vagones distintos al nuestro.
 
Por lo tanto, se nos obliga hacer el trayecto separados de ellos.
 
Desde luego, no se nos impide que durante el viaje, recorramos con dificultad nuestro vagón y lleguemos a ellos...
 
Pero lamentablemente, ya no podremos sentarnos a su lado pues habrá otra persona ocupando el asiento.
 
No importa; el viaje se hace de este modo: lleno de desafíos, sueños, fantasías, esperas y despedidas... pero jamás regresos.
 
Entonces, hagamos este viaje de la mejor manera posible.
 
Tratemos de relacionarnos bien con todos los pasajeros, buscando en cada uno, lo mejor de ellos.
 
Recordemos siempre que en algún momento del trayecto, ellos podrán titubear y probablemente precisaremos entenderlos…
 
Ya que nosotros también muchas veces titubearemos, y habrá alguien que nos comprenda.
 
El gran misterio, al fin, es que no sabremos jamás en qué estación bajaremos, mucho menos dónde bajarán nuestros compañeros, ni siquiera el que está sentado en el asiento de al lado.
 
Me quedo pensando si cuando baje del tren, sentiré nostalgia...
 
Creo que sí.
 
Separarme de algunos amigos de los que hice en el viaje será doloroso.
 
Dejar que mis hijos sigan solos, será muy triste.
 
Pero me aferro a la esperanza de que, en algún momento, llegaré a la estación principal y tendré la gran emoción de verlos llegar con un equipaje que no tenían cuando embarcaron.
 
Lo que me hará feliz, será pensar que colaboré con que el equipaje creciera y se hiciera valioso.
 
Amigo mío, hagamos que nuestra estadía en este tren sea tranquila, que haya valido la pena.
 
Hagamos tanto, para que cuando llegue el momento de desembarcar, nuestro asiento vacío, deje añoranza y lindos recuerdos a los que en el viaje permanezcan.
 
A ti, que eres parte de mi tren, te deseo un ... ¡¡¡Feliz viaje!!!
 
 




              



Artículo leído 199 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 28 de Junio 2019 - 20:33 Llegó el momento de que tomes las riendas de tu vida

Viernes, 31 de Mayo 2019 - 18:00 Sanar la vida







Artículos

Llegó el momento de que tomes las riendas de tu vida

28/06/2019 - Victoria Lusson-Caballero

Sanar la vida

31/05/2019 - Koldo Aldai Agirretxe

La percepción del tiempo

06/05/2019 - Luis Arribas

Las pequeñas y grandes cosas

23/04/2019 - Juan Miguel Cuenca

Cambiar hábitos. Compartir la felicidad

17/04/2019 - Juan Miguel Cuenca

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets
Conciencia Global : La promesa de arena La noche del Martes Santo, antes de salir la luna, le confié a Haiduma mi sensación de que allí… https://t.co/haQxHGOkNZ
Miércoles, 17 de Julio - 18:55
Conciencia Global : Brócoli, bróculi, brécol: El árbol vitamínico El brócoli, brécol, bróquil o bróculi es una planta de la familia de… https://t.co/4y01pp9bEt
Jueves, 11 de Julio - 11:26
Conciencia Global : Memorias amargas: Parte 3 Continuamos con las otras tres memorias amargas de la infancia, esas heridas que condicio… https://t.co/0k02nJKPUB
Jueves, 11 de Julio - 11:21



Libros para descarga
CYO 39.pdf
1.74 Mb
CYO 36.pdf
1.74 Mb
CYO 35.pdf
1.64 Mb
CYO 34.pdf
2.52 Mb
CYO 25.pdf
1.25 Mb
CYO 24.pdf
1 Mb
CYO 23.pdf
1.41 Mb
CYO 22.pdf
820.76 Kb
CYO 21.pdf
1.3 Mb
CYO 20.pdf
643.17 Kb
CYO 19.pdf
1.34 Mb
CYO 18.pdf
1.07 Mb
CYO 17.pdf
1.44 Mb
CYO 16.pdf
4.4 Mb
CYO 15.pdf
3.09 Mb
CYO 14.pdf
2.58 Mb
CYO 13.pdf
2.29 Mb
CYO 12.pdf
2.28 Mb