cglobal

El Chamanismo



Luis Arribas Mercado

26/01/2024

En una época en que la tecnología ha ocupado gran parte de las funciones del ser humano, el chamanismo sigue presente en muchas culturas y países donde lo alternativo en materia de creencias y salud es lo que impera.



Llama la atención en las culturas occidentales que siga existiendo el chamanismo en muchas partes del mundo. No obstante, si nos fijamos bien, las religiones imperantes en el mundo occidental no dejan de ser una forma de chamanismo al incorporar en sus ritos y ceremonias muchos de los ritos y ceremonias que practican los chamanes en su relación con lo espiritual.
 
Un chamán, al igual que un sacerdote cristiano (por poner un ejemplo), se considera un intermediario entre los dioses y los seres humanos, lo que le da una preponderancia social que le lleva a ser parte importante de su comunidad. Ser una persona que puede atraer lo “intangible” para, supuestamente, beneficiar a los integrantes de su comunidad, tanto en lo religioso como en lo relativo a la salud, es un privilegio del que muy pocos pueden gozar.

Foto de Anne Nygård en Unsplash
Foto de Anne Nygård en Unsplash

¿Qué es el chamanismo?

El chamanismo es una forma de religión tradicional que se basa en la creencia de que existe un mundo espiritual al que se puede acceder mediante el trance, la mediación o la invocación de los chamanes, que son personas con poderes especiales para comunicarse con los espíritus y manipular las fuerzas de la naturaleza.
 
El chamanismo se practica en diversas culturas y regiones del mundo, especialmente en las sociedades indígenas, y tiene una larga historia que se remonta a la prehistoria. El chamanismo tiene diferentes funciones, como la curación, la adivinación, el control del clima, la protección, la caza y la guerra y también tiene una dimensión simbólica y artística, que se expresa en rituales, mitos, cantos, danzas, máscaras y objetos sagrados.
 
Asimismo, el chamanismo se basa en la premisa de que el mundo visible está impregnado por fuerzas y espíritus invisibles que coexisten con el nuestro y que afectan a todos los aspectos de la vida. Estos espíritus pueden ser de diferentes tipos, como los de los antepasados, los animales, las plantas, los elementos, los lugares o los fenómenos naturales, también reconoce la existencia de diferentes niveles o dimensiones de la realidad, como el mundo superior, el mundo medio y el mundo inferior, que se pueden explorar mediante el viaje chamánico.
 
Por otra parte, el chamanismo se relaciona con el animismo, que es la creencia de que todo tiene un alma o una esencia vital, pero se diferencia de él en que el chamanismo requiere de un conocimiento o una habilidad especializada para interactuar con el mundo espiritual.
 
El chamanismo ha sido objeto de estudio y de debate por parte de diferentes disciplinas, como la antropología, la historia, la psicología, la sociología, la filosofía y la religión. Algunos autores han tratado de definir el chamanismo como un fenómeno universal, mientras que otros han preferido enfatizar la diversidad de cada tradición chamánica.
 
Algunos autores han valorado el chamanismo como una forma de sabiduría, de creatividad y de resistencia cultural, mientras que otros lo han criticado como una forma de superstición, de manipulación y de alienación. Algunos autores han intentado explicar el chamanismo desde una perspectiva naturalista, racionalista o científica, mientras que otros lo han abordado desde una perspectiva fenomenológica o espiritual. El chamanismo ha sido también una fuente de inspiración y de interés para diversos movimientos artísticos, culturales y religiosos, especialmente en el contexto de la modernidad y la globalización.

La figura del chamán

El chamán es la figura central del chamanismo, ya que es el intermediario entre el mundo humano y el mundo espiritual. El chamán tiene la capacidad de entrar en estados alterados de conciencia, ya sea por voluntad propia o por la toma de algunas sustancias que producen esos estados alterados, y de viajar por los diferentes mundos para obtener información, ayuda o poder. También se supone que tiene la facultad de controlar o influir en los espíritus, ya sea mediante el uso de objetos, palabras, gestos o sonidos y suele tener un espíritu guía o un animal de poder que le acompaña y le protege en sus viajes. También puede desempeñar diferentes roles, como el de curandero, adivino, profeta, consejero, líder, guerrero o artista.
 
Los chamanes no nacen, se hacen. Tienen que pasar por un proceso de iniciación que implica una crisis, una muerte y una resurrección simbólicas. También tienen que enfrentarse a sus miedos, a sus sombras y a sus demonios, además tienen que aprender a dominar sus estados de conciencia, a viajar por los diferentes mundos y a dialogar con los espíritus.
 
El chamán, al igual que los sacerdotes de otras religiones, se distingue de otros miembros de la comunidad por su vestimenta, sus adornos, sus instrumentos o sus marcas corporales. El chamán suele tener una iniciación o un entrenamiento que le confiere su estatus y su autoridad. Puede ser indistintamente hombre o mujer, si bien parece que la mujer tiene más facilidad para sintonizar con planos superiores de conciencia. Algunas de las funciones que desempeña el chamán son las siguientes:
  • Curación: El chamán es el especialista en el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades, tanto físicas como psíquicas o espirituales. El chamán puede recurrir a diferentes métodos, como el uso de plantas medicinales, el masaje, la cirugía, la extracción de objetos mágicos, la invocación de espíritus sanadores, el canto, el baile, el tambor, el humo o el fuego. También puede realizar rituales de purificación, de protección o de armonización para prevenir o eliminar las causas de las dolencias, como el mal de ojo, la brujería, la posesión, la maldición o el desequilibrio energético.
  • Adivinación: Es el experto en el conocimiento del pasado, el presente y el futuro, tanto de las personas como de los acontecimientos. Puede utilizar diferentes medios, como el sueño, la visión, el trance, el vuelo, el viaje, el contacto con los espíritus, el uso de objetos simbólicos, como los huesos, las piedras, las cartas, las runas o los astros. Además, puede responder a las consultas, las dudas o las inquietudes de sus conciudadanos, y ofrecerles consejos, orientaciones o predicciones.
  • Profecía: Es el portavoz de los mensajes divinos, tanto de los dioses como de los antepasados, los espíritus o los ancestros. Puede recibir las revelaciones, las advertencias o las instrucciones de las entidades superiores, y transmitirlas a la comunidad, ya sea de forma oral, escrita, gestual o artística. También puede anunciar los acontecimientos futuros, tanto favorables como desfavorables, y proponer las acciones, las ofrendas o los sacrificios necesarios para agradecer, aplacar o cambiar el destino.
  • Consejo: Es el guía espiritual, el mentor o el maestro de la comunidad, tanto de forma individual como colectiva. Entre otras cosas puede ayudar a las personas a resolver sus problemas, sus conflictos o sus crisis, ya sean personales, familiares, sociales o existenciales. Puede también enseñar a las personas los valores, las normas o las costumbres de la cultura, y a respetar, a cuidar o a venerar a la naturaleza, a los espíritus o a los dioses y puede facilitar a las personas el desarrollo de sus capacidades, sus talentos o sus potencialidades, y a encontrar su vocación, su misión o su propósito de vida.
  • Liderazgo: Es el líder político, el jefe o el representante de la comunidad, tanto ante los propios miembros como ante los grupos externos. Puede organizar, dirigir o coordinar las actividades, las tareas o los proyectos de la comunidad, y velar por su bienestar, su seguridad o su prosperidad. Además, puede negociar, mediar o pactar con otras comunidades, y defender los intereses, los derechos o las reivindicaciones de la propia. Puede movilizar, motivar o inspirar a la comunidad, y fomentar la cohesión, la solidaridad o la identidad.
  • Guerra: Es el guerrero, el héroe o el protector de la comunidad, tanto en situaciones de conflicto como de paz. Puede combatir, atacar o vencer a los enemigos, ya sean humanos, animales, naturales o sobrenaturales. También puede utilizar diferentes armas, como las físicas, las mágicas, las psíquicas o las espirituales. Puede invocar, controlar o manipular las fuerzas de la naturaleza, como el viento, el agua, el fuego o la tierra. El chamán puede realizar actos de valentía, de audacia o de sacrificio, y obtener el reconocimiento, el honor o la gloria.
  • Arte: Es el artista, el creador o el innovador de la comunidad, tanto en el ámbito material como en el inmaterial. El chamán puede expresar, comunicar o transmitir sus vivencias, sus emociones o sus ideas mediante diferentes formas de arte, como la pintura, la escultura, la cerámica, el tejido, la música, la poesía, el teatro, la danza o el cine. Puede utilizar diferentes materiales, como los naturales, los artificiales, los orgánicos o los inorgánicos. Además, puede generar diferentes efectos, como la belleza, la armonía, la emoción o el asombro.
 
Estas son algunas de las funciones que desempeña el chamán en su comunidad, pero no son las únicas, ya que el chamanismo es una forma de religión muy diversa y adaptable, que puede variar según el contexto, la cultura o la época. El chamán es, en definitiva, una figura clave para el equilibrio, la salud y la felicidad de su comunidad.

Los sueños y el viaje chamánico

Un viaje chamánico es una técnica que consiste en entrar en un estado alterado de conciencia, inducido por diferentes métodos para acceder a una realidad no ordinaria, donde se pueden encontrar y comunicar con los espíritus, los animales de poder, los maestros o los ancestros. Esta técnica es una forma de conocimiento, de exploración y de transformación personal y colectiva.
 
La relación entre los sueños y los viajes chamánicos es que ambos son formas de acceder a una realidad no ordinaria y se diferencian en que los sueños son involuntarios y se producen durante el sueño normal, mientras que los viajes chamánicos son voluntarios y se inducen mediante diferentes métodos como el sonido del tambor, la maraca o la respiración. Los sueños son más pasivos y dependen de la memoria, la imaginación y el inconsciente, mientras que los viajes chamánicos son más activos y dependen de la intención, la concentración y el trance.
 
Los sueños y los viajes chamánicos se complementan en que los sueños pueden ser una fuente de inspiración, de información o de preparación para los viajes chamánicos, y éstos pueden ser una forma de interpretar, de profundizar o de modificar los sueños. Ambos, los sueños y los viajes chamánicos, pueden tener una influencia recíproca en la vida cotidiana, ya que pueden generar cambios, aprendizajes o sanaciones en el plano físico, emocional, mental o espiritual. Además, pueden ser una forma de conocimiento, de exploración y de transformación personal y colectiva.




              



Artículo leído 477 veces


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Revista Conciencia Global se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Revista Conciencia Global no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Revista Conciencia Global podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 16 de Febrero 2024 - 12:57 Proyecto "Horta del Rajolar"









Artículos

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets



Libros para descarga