cglobal

Manifiesto con propuestas realizables para un mundo mejor



Colectivo Andando el Camino

01/06/2020

Existe últimamente en la mente de todos, y desde siempre en el corazón, la convicción de que hay que construir un mundo mejor. El quid de la cuestión es cómo hacerlo. ¿Cómo haremos para mejorarlo, o sanarlo, o reconstruirlo, o hacer que se parezca a ese mundo que figura en muchas de esas declaraciones universales de derechos que se han ido sucediendo a lo largo de la historia? Sabiendo que existen bastantes caminos, en este colectivo queremos aportar uno de esos “cómos” sabiendo que es el interrogante principal que al resolverlo nos situará de nuevo en el camino correcto. Para ello hemos pensado en una serie de medidas, recogidas en este manifiesto, que queremos aportar a nuestra comunidad global con la convicción de que serían una buena manera de afrontar los próximos tiempos.



Photo by Ben White on Unsplash
Photo by Ben White on Unsplash
La vida no para de darnos oportunidades para que podamos evaluar si hemos llegado adonde queríamos ir, si estamos en el camino o nos hemos desviado, si aquello que nos impulsaba ahora ya ha dejado de hacerlo, si conviene dar algún paso atrás. Incluso si hay que acelerar un poco. Y lo hace siempre de una forma gradual. Con avisos que, si no hemos ido atendiendo a los anteriores, se irán haciendo cada vez más intensos, cada vez más firmes hasta llegar a ser verdaderamente estridentes e imposibles de ignorar por muy ajenos que pretendamos estar a ellos.
 
Esta crisis del coronavirus no es el fin de nuestra civilización pero sí es un buen aviso, a nivel general, de que por el camino que vamos no va a florecer en el planeta una sociedad armónica, que nosotros y las próximas generaciones andaremos tan ocupados en un continuo “sálvese quien pueda” que no avanzaremos en los temas verdaderamente importantes a nivel global, en los objetivos que marcan la diferencia entre una civilización avanzada de otra primitiva: justicia, paz, respeto al planeta y felicidad.
 
Hemos ido postergando la consecución de esos objetivos globales justificándonos en que no era el momento adecuado, en que los demás no estaban preparados para ello -nosotros sí, por supuesto- y que hasta que los demás no se pusieran en marcha nosotros no podríamos hacer nada, en que a mí no me afectan esas cosas porque todo eso sucede lejos y a otras personas, en que son problemas tan grandes que yo no puedo hacer nada para solventarlos…
 
Y así, continuamos en una repetición cíclica de situaciones que, a pesar de los avances evidentes en los terrenos científicos y tecnológicos, se van haciendo cada vez más graves y acuciantes, cada vez las soluciones se complican más, cada vez el margen de respuesta o claridad para afrontarlos es más estrecho y oscuro. Pero sigue habiendo esperanza. Sobre todo, si a la esperanza le unimos la puesta en marcha de una multitud de personas que ya no podemos esperar, ni queremos, a que las soluciones nos caigan llovidas del cielo porque sabemos que eso nunca ha sido así. Siempre ha habido héroes, siempre han existido pioneros que no se arredraban ante el orden establecido de las cosas y se levantaron indicando nuevos caminos. Sólo que ahora hay una infinidad de esos pioneros y héroes. Y ha llegado el momento de salir a la luz.
 
Existe últimamente en la mente de todos -y desde siempre en el corazón-, la convicción de que hay que construir un mundo mejor. El quid de la cuestión es cómo hacerlo ¿Cómo haremos para mejorarlo, o sanarlo, o reconstruirlo, o hacer que se parezca a ese mundo que figura en muchas de esas declaraciones universales de derechos que se han ido sucediendo a lo largo de la historia? Sabiendo que existen bastantes caminos, en este colectivo queremos aportar uno de esos “cómos” sabiendo que es el interrogante principal que al resolverlo nos situará de nuevo en el camino correcto. Para ello hemos pensado en una serie de medidas, recogidas en este manifiesto, que queremos aportar a nuestra comunidad global con la convicción de que serían una buena manera de afrontar los próximos tiempos.  
 
Sí, estamos siendo afectados por una pandemia que tenemos que solucionar poniendo en ello todo nuestro saber, que se vería significativamente aumentado si hubiera una coordinación y cooperación, pero no debemos perder de vista cual es la verdadera pandemia global que nos asola desde hace ya demasiados cientos de años: el hambre.
 
En diversos estudios realizados por organizaciones internacionales se comprueba que el hambre ha afectado a más de 800,000.000 de personas en cada uno de los últimos tres años. ¡Ochocientos millones de personas! ¿Cómo se nos ocurre llamarnos sociedad civilizada? ¿Cómo podemos acallar la conciencia de especie, que se supone que anida en nosotros como especie más evolucionada de las que pueblan la Tierra? ¿No son de los nuestros? ¿Eso no va con nosotros? ¡¡Ochocientos millones!! Es absolutamente prioritario atajar esa pandemia. Es lo importante y lo urgente todo a la vez.
 
Esos mismos estudios señalan que esta pandemia del hambre, aparte de ser por sí misma lo suficientemente grave y dolorosa, se ha visto incrementada en los últimos años por los conflictos armados, las guerras, y los fenómenos meteorológicos extremos (sequías e inundaciones) que se aceleran como consecuencia de los desequilibrios medio-ambientales. Ahí está enunciado el triángulo real e imperiosamente sangrante que nos impide avanzar hacia esa meta de dejar un mundo mejor al que encontramos ¿Que es imposible atajar estos tres dramas porque son demasiado grandes para nosotros? ¿Que quizá para el 2030 estaremos en mejores condiciones? Imposible es sólo aquello que no se intenta. Y el momento es ahora.

Photo by Muhammad Muzamil on Unsplash
Photo by Muhammad Muzamil on Unsplash

1ª MEDIDA: ERRADICACIÓN DEL HAMBRE EN EL MUNDO

El hambre, en un planeta con recursos suficientes para todos como es el nuestro es, junto con las guerras, un indicador aberrante de cómo nos podemos abandonar a la oscuridad en una civilización que se reconoce avanzada y luminosa como la actual. No hay ningún avance grande o pequeño en la humanidad que se pueda considerar como tal si antes no hemos solucionado este problema que muchísimos de nosotros consideramos como el generador de la gran mayoría de los que le siguen.
 
Hay espacio suficiente, hay recursos suficientes, hay un número suficiente de seres para solucionarlo, entonces, ¿por qué no lo hacemos?  ¿Cómo vamos a solucionar la mayor de las pandemias que han existido hasta ahora en la historia de nuestra civilización? He aquí una forma de hacerlo.
 
  • Cada uno de los 30 países más ricos del mundo se asociará de una forma muy estrecha con dos de los que figuren de entre los 60 más pobres. Estos 30 mentores se encargarán primero de erradicar el hambre como objetivo absolutamente prioritario y urgente en sus dos países asociados, y después de eso se centrarán en un desarrollo económico, social y de libertad que los vaya igualando. Se pondrá especial cuidado en no exportar recursos naturales y/o fabricados si previamente no han contribuido al desarrollo de esos países más empobrecidos. Se podrá establecer un flujo de recursos humanos, procedimientos, técnicas y avances dentro de cada una de esas asociaciones de tal forma que cada uno de los países integrantes resulte beneficiado, empezando primero por los más desfavorecidos. Todos los planes de desarrollo que se pongan en marcha cumplirán los criterios de sostenibilidad, protección del medio ambiente, justicia social y laboral que ya estén implantados en los países que ejerzan de mentores
 
  • Los 10 siguientes países más ricos (del 31 al 40 en el ranking en función de su PIB bruto) formarán una asociación análoga a la anterior con los 10 más pobres de entre los que queden después de haber sacado de la lista a los 60 del punto anterior.  Se hará de acuerdo a los mismos criterios del primer grupo.
 
  • Los 84 países restantes se asociarán en grupos de 2 ó 3, no siendo en este caso ninguno de ellos el que ejerza de mentor o de cabeza de asociación. Lo harán en condiciones igualitarias estableciendo los programas económicos, sociales o de otro tipo que supongan un desarrollo para ellos, debiendo cumplirse por supuesto los criterios establecidos para los 2 grupos anteriores.
 
El hambre debería estar erradicada de una forma efectiva para el último día del año próximo.

2ª MEDIDA: UNA CIVILIZACIÓN DE PAZ. FIN DE LAS GUERRAS

Imagen de Pexels en Pixabay
Imagen de Pexels en Pixabay
¿Has nacido tan sólo a 1 km de distancia, o algunos más, y entonces ya por ello tienes que odiar a ese vecino? ¿Los intereses de tu país son distintos de los de otro y por ello tienes que combatirlo a muerte? ¿Arrastras conflictos o afrentas del pasado, aunque sea un pasado cercano, y por ello vas a aniquilar a otro ser humano? ¿Cuándo vamos a comprender que no hay nada más antinatural que eliminar a otro ser de tu especie por motivos de diferencias culturales, religiosas, del pasado, económicas, de pensamiento o de ubicación dentro del mismo planeta?
 
Es hora ya que pasemos página de esta vergüenza que por miedo o egoísmo nos ha lastrado a lo largo de toda nuestra historia. El momento es ahora. No cuando se den mejores circunstancias, no cuando hayamos ajustado alguna cuenta pendiente (nunca llega ese momento en que todos hayamos ajustado cuentas, porque esos ajustes generan a su vez nuevas cuentas pendientes), no, ¡Ya!.
 
  • Creemos que una buena solución podría ser implementar una declaración de perdón universal lo suficientemente amplia y firme que se adoptaría por cada una de las partes afectadas en todos y cada uno de los conflictos bélicos existentes en el mismo momento en que se firme, por cada uno de los bandos enfrentados, una declaración de paz con la asistencia de al menos otros dos grupos ajenos al conflicto como observadores o notarios de dichas declaraciones de paz. Nada de treguas. Serían declaraciones de paz en toda regla para dejar atrás cualquier lacra del pasado y comenzar una nueva era de cooperación y avance común.
 
Esta nueva Era de Paz tiene que comenzar a nivel planetario el último día del año próximo.
 
  • Podríamos exigir a todos los gobiernos o dirigentes de países y territorios la abolición inmediata de la fabricación de armas, tanto personales (pistolas, escopetas, fusiles, minas...) como generales o masivas (barcos, aviones, tanques…). Se puede establecer un día común para la destrucción controlada de todo tipo de armamento nuclear, balístico, biológico o químico. Y junto, o previo a ello, se haría una recogida urgente de las armas personales que se fundirán para la industria de fabricación de automóviles, placas solares, electrodomésticos y aparatos útiles para el bienestar general, medios de transporte colectivo…

Photo by Ishan @seefromthesky on Unsplash
Photo by Ishan @seefromthesky on Unsplash

3ª MEDIDA: CUIDADO REAL Y URGENTE DEL MEDIO AMBIENTE

Son ya innumerables los estudios y tratados de todo tipo de científicos y especialistas que nos han ido advirtiendo en las últimas décadas de que estábamos en el filo de la navaja, en los últimos compases antes de sufrir un colapso ambiental que hemos avivado con nuestro desprecio –y, a veces, negación- sobre la importancia real del mismo. Y aunque ya hemos sobrepasado los límites en cuanto a hacer irreversible ese proceso, hemos de hacer un intento último y desesperado para no hacer del nuestro un planeta estéril y yermo para los próximos siglos o quizá milenios. Y este es el momento de ese intento desesperado. La última pandemia que estamos sufriendo arroja un punto de esperanza en el sentido de que, si actuamos globalmente y con conciencia de que nos va la vida en ello, de un día para otro podemos tomar medidas y ejecutarlas de tal forma que ese proceso de depuración del planeta, que podría ser dramático y angustioso, se vea mermado en cuanto a la intensidad y dureza de sus efectos ¿Cómo podríamos empezar?
 
  • Paralización inmediata de la fabricación y uso de plásticos de un solo uso o cuya función sea meramente servir de envase o recipientes de cualquier otro producto. Las fábricas de plásticos de ese tipo deberían transformarse de tal forma que sólo se fabriquen plásticos de uso prolongado o duradero como producto en sí (muebles, calzado, ropa, objetos o aparatos…) y estando obligadas a establecer a la vez una línea de reciclado de dichos productos paralela a la de la fabricación de los mismos, incentivando al consumidor para que se les hiciera llegar de vuelta esos productos una vez que por el uso o desgaste dejasen de cumplir su cometido. Los plásticos de un solo uso se sustituirían por materiales biodegradables que supusieran un riesgo cero de contaminación de cualquier medio natural.
 
  • Podríamos impulsar de una forma preferente y urgente cualquier actividad, iniciativa, proceso o invento dedicado a la limpieza del medio ambiente en cualquiera de sus escenarios (mares, ríos, campos, ciudades, atmósfera).
 
  • Plantación masiva de árboles y especies vegetales, con las especies más adecuadas para cada zona. Se elegirían primero especies de crecimiento rápido que serían las únicas que servirían de base para la generación de madera con fines de fabricación de muebles, accesorios, ropa… Ningún otro uso que motive una tala masiva de árboles.
 
  • Para la generación de energía, sólo se usarán las que se generen de una forma limpia y no contaminante de ningún tipo. En la fabricación de motores, paralización inmediata de los que generen gases contaminantes. Mientras no aparezcan otros que también sean de tipo no contaminante, sólo se admitirán los eléctricos, de agua, hidrógeno…
 
  • Apoyo total a la agricultura ecológica eliminando todo tipo de pesticidas, acelerantes y/o fertilizantes que contengan sustancias nocivas o contaminantes.
 
  • Fomento real del ciclo integral del agua (potabilización, abastecimiento, saneamiento y depuración) así como el cuidado absoluto de ríos y mares.
 
  • Toda industria extractiva que no genere en términos de cantidad los mismos recursos naturales (aunque sea en otro campo distinto, pero también dentro del cuidado del medio ambiente) al cabo de un año de los que ha consumido debería cerrarse.
 
  • Se investigará de una forma seria, oficial y objetiva la contaminación electromagnética y se adoptarán las medidas que aconsejen esos estudios. No podrán ser realizados y/o financiados por la empresa privada, y se podrá llegar al abandono, en su caso, de tecnologías que no resulten inocuas y adecuadas (satélites, redes wifi…)
 
Mientras se ponen en marcha esas iniciativas, cuyo horizonte temporal debería estar muy cercano, podríamos establecer un día a la semana en que por parte de todos no se utilizará o consumirá ningún tipo de producto que para su preparación, fabricación o generación haya necesitado consumir algún componente no sustentable.

4ª MEDIDA: EL MUNDO LABORAL Y DE LA EMPRESA

Imagen de StartupStockPhotos en Pixabay
Imagen de StartupStockPhotos en Pixabay
Ganar más, producir para consumir más, hace ya mucho tiempo que dejó de ser un indicativo fiel de aumento del bienestar o la felicidad. Acumular cosas materiales (casas, coches, ropa, zapatos, joyas, aparatos e incluso libros, cuadros, música u otros objetos artísticos) por el simple hecho de tenerlos sin que cumplan su verdadera misión de cubrir una necesidad real, nos ha traído a este momento en que la creencia de ser mejores por tener más ha nublado el verdadero sentido de la evolución del ser humano: ser más. Y mucho más cuando sabemos que ese “tener más” alocado basa gran parte de su mecanismo de generación en que otros sufran unas carencias que exceden en mucho a las carencias mínimas soportables para una vida normal. En base a ello proponemos:
 
  • Supresión de cualquier tipo de mercado de carácter eminentemente especulativo que no aporte un valor real a la economía. Esos que sólo sirven para que se aumente artificialmente la riqueza de algunos en detrimento de otros (bolsas de valores, mercados de divisas y capitales, mercados de oro y piedras preciosas…). Las empresas que necesiten financiación lo harían a través de organismos oficiales que sólo aprobarían esos fondos para financiar bienes de consumo o necesidad general, limitando los beneficios exagerados en dichas empresas.
 
  • Tope salarial en todo el ámbito laboral, tanto en empresa pública como privada. En todas. Ninguna persona podrá ganar más de 4 veces de lo que gana el que menos en su empresa-organismo-institución.
 
  • Desmantelamiento de la industria farmacéutica tal y como está establecida hoy día. Sólo se producirían medicamentos o se investigarían temas de salud a beneficio de todos. Financiados por los estados con limitación de beneficios.
 
  • El sector de la construcción deberá ajustarse, necesaria y con absoluta prioridad, a criterios ambientales, sin perder de vista su primer objetivo de garantizar una vivienda digna para todos.
 
Fomento del transporte y una red de distribución oficiales, integrando en este sector los excedentes de trabajadores de las industrias que se abandonen y evitando así la multiplicación de intermediarios que no aportan valor a lo que se produce o transforma.

Photo by Javardh on Unsplash
Photo by Javardh on Unsplash

5ª MEDIDA: UNA SOCIEDAD COHESIONADA, JUSTA Y PACÍFICA

La división de nuestro planeta por países, religiones, creencias políticas o culturales, razas…, no puede ser, ni ha sido nunca, un proceso natural. Si observamos la naturaleza o el mismo proceso de la vida, de partes u organismos sencillos se van conformando otros más grandes, más estables y más avanzados conforme se van agregando y uniendo unos con otros. No quiere eso decir que desaparezcan esas unidades individuales, sino que se integran, colaboran y aumentan sus potenciales al cohesionarse unos con otros y amplían así su campo de actuación y los resultados satisfactorios ante problemas que, de otro modo, resultarían imposibles o cuando menos difíciles de resolver.
 
Debemos dejar ya de abogar por individualismos, separatismos, nacionalismos y procesos de ese estilo que lo único que demuestran es un ego, individual o colectivo, que ha perdido el norte en cuanto a observar la vida en un planeta común a una gran cantidad de seres. Para eso se podría:
 
  • Dejar de utilizar himnos y banderas en todo tipo de actos oficiales y en fachadas de instituciones y organismos. Todo lo que sirve para separar no sirve en realidad. Se elegirá un himno oficial para todo el mundo, si acaso. Igual con las banderas.
 
  • La ONU, tal y como está configurada no cumple la función para la que se creó. Se podría refundar o crear una nueva organización de naciones en la que sería imprescindible que ninguna de ellas poseyera un derecho de veto en ninguno de los diferentes comités creados al amparo de esa organización global. Cada país contribuiría a la puesta en marcha y el sostenimiento de esa organización en función de su población y riqueza (PIB) con un mismo coeficiente para todos que se aplicaría teniendo en cuenta esas dos variables, y para la toma de decisiones se establecería un sistema de voto ponderado afectado tan sólo por el factor población de cada país. Los países que no quisieran participar en esa unión se quedarían fuera de todos los programas de desarrollo científico, económico o social e intercambios que se instituyesen en ella.
 
  • Una vez acometidos los dos principales problemas enunciados anteriormente (hambre y guerras), los dos que pasarán a ser prioritarios serán la educación y la salud a nivel planetario.
 
  • En cuanto a la salud, ha de haber una comunicación fluida y permanente entre las autoridades de cada país y el comité encargado de la salud al amparo de esa nueva organización de naciones, que estará integrado por expertos sanitarios propuestos por los países y que sean independientes de presiones de territorios o intereses comerciales.
 
  • Deberíamos implantar un idioma común en todos los seres humanos, y para ello podríamos elegir a cualquiera de los actuales para que todos los niños que nazcan lo adopten como el suyo propio, aparte de implementar su enseñanza para todos los mayores que no han tenido contacto con él por no ser su lengua materna. Es verdad que el idioma ha ido deparando una serie de manifestaciones culturales o artísticas que han sido positivas en muchas ocasiones, pero no deberíamos perder el horizonte del verdadero sentido del lenguaje: poder comunicarnos y entendernos con cualquier otro ser de nuestra especie sin necesidad de intermediarios, evitando así bloqueos, incomunicaciones o situaciones no deseables de ese estilo. Además, el hecho de adoptar un idioma común no anula la posibilidad de que se sigan produciendo esas manifestaciones artísticas vinculadas al idioma. Se podría establecer un límite temporal cercano, final del año próximo, por ejemplo, en el cual cualquier actividad, conferencia u organizaciones comunes tendrían que realizarse ya en ese idioma.
 
  • Por supuesto que existirá libertad de culto, pero ninguna religión debería acaparar privilegios de ningún tipo más allá de lo que cualquier asociación normal pueda obtener.
 
Pd: Tenemos que ir pensando en cómo queremos que sea la nueva generación de responsables a nivel político. Personas que se muevan sobre todo por el bien común más que por intereses de grupos, personas sabias en lugar de hábiles en retórica, personas con experiencia vital acumulada en lugar de con ansias de ascender o acumular poder. Invitamos a los que cumplan ese perfil a ir planteándose dar un paso al frente porque en realidad os necesitamos para ese mundo mejor común.




              



Artículo leído 745 veces


Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 7 de Mayo 2020 - 11:00 Coto al telediario









Artículos

Manifiesto con propuestas realizables para un mundo mejor

01/06/2020 - Colectivo Andando el Camino

Coto al telediario

07/05/2020 - Koldo Aldai

Influencers del Desarrollo Humano

01/05/2020 - Pilar Valladolid

La importancia de los pequeños gestos

22/11/2019 - María José Ayudarte Cruz

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets



Libros para descarga