cglobal

Coto al telediario



Koldo Aldai

07/05/2020



Photo by Filip Mishevski on Unsplash
Photo by Filip Mishevski on Unsplash
Siempre fuimos partidarios de mantener el hilo de comunicación con el mundo. Para ser uno con la humanidad es preciso saber de sus avatares. Siempre defendimos unas dosis, siquiera homeopáticas, de noticias de buen origen. Nunca pregonamos ventanas cerradas a la realidad, tan a menudo lacerante, que viven nuestros hermanos. La iluminación de “tatami” de espaldas al sufrimiento del mundo no es lo que las Grandes Almas precisamente nos sugieren. El incienso necesita de los humos, el Cielo de la Tierra y la Vertical ser atravesada por la horizontalidad.

No necesitamos saber de los "ERTES" por provincia, de la desescalada al milímetro y la "Bolsa" de la especulación un día se deberá desplomar para no alzarse nunca jamás. De todo el ruido de estos días nos podemos quedar con lo esencial. Tenemos superior venia. El telediario, y su luto implacable, puede poner en peligro logros internos. Diríamos que basta con la primera ráfaga de noticias, quizás también con los finales que nos hablan de aplausos en balcones, de gestos solidarios, de alardes de valentía en favor del prójimo… No tenemos que seguir las cifras de los muertos, los parados, la caída pormenorizada de la economía, las interminables crónicas de la “mayor crisis de los últimos tiempos…” A fuerza de tanta noticia aplastante podemos llegar a pensar que ya no estamos en las manos de Dios. Paradojas de la vida, seguramente no hemos estado nunca tan en Sus Manos, pues es ahora cuando nos quiere fuertes, empoderados/as, libres de miedos, solidarios…

Sí, las cosas han mutado mucho en los últimos días. De las noticias nos quedamos con lo suficiente y así no meter la pata y vestir chándal y calzar tenis en la hora debida. Del telediario lo imprescindible para saber que es el tiempo en el que debíamos mostrar lo mejor de nosotros mismos. Es la hora de alimentar el alma con buena lectura, exquisita música, bellos silencios, comunicaciones auténticas… Es la hora de no distraer nuestra atención con los voceros del desastre, pues bien sabemos para estas alturas, que ni siquiera es calamidad perder nuestro cuerpo, que el "bichito" lo derribe y no se levante. El único desastre sería malgastar esta bendita oportunidad, por nombre encarnación, y no progresar en conciencia, responsabilidad planetaria y hermandad humana.




              



Artículo leído 136 veces


Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 26 de Noviembre 2020 - 18:25 Un mundo mejor: Pequeños pasos

Viernes, 20 de Noviembre 2020 - 16:03 Las personas sin hogar









Artículos

Un mundo mejor: Pequeños pasos

26/11/2020 - Maria Pinar Merino Martin

Las personas sin hogar

20/11/2020 - Francisco Limonche Valverde

Presencia y mascarilla

02/10/2020 - Koldo Aldai

¿Heredarás la Tierra?

08/09/2020 - Maria Pinar Merino Martin

Síguenos en las redes sociales
Facebook
Twitter
Rss


Síguenos en Facebook

últimos tweets
Conciencia Global : Los pensamientos de Rumi Grandes frases y pensamientos de Rumi Si deseáis conocer un poco más acerca de este intere… https://t.co/8sPhEsFlRF
Jueves, 26 de Noviembre - 18:45
Conciencia Global : XII Congreso solidario Desarrollo Humano Querido/a amigo/a, Te invitamos a participar de todas las ponencias de los… https://t.co/3JDLtmeVEl
Jueves, 26 de Noviembre - 16:40
Conciencia Global : El verdadero poder de hoy: Estar centrado en sí mismo Para lograrlo hay que relacionarse con el afuera desde una co… https://t.co/ViaJQnjhT5
Viernes, 13 de Noviembre - 09:15



Libros para descarga